Opciones reconstructivas después de la remoción de mamas


"La alteración en la imagen corporal afecta el bienestar emocional de una persona, sobre todo si es resultado de una patología, como ocurre con las mujeres que pierden las mamas a consecuencia de la remoción de tumores. Para esos casos, la investigación médica ha desarrollado opciones quirúrgicas con las que es posible sustituir los senos a partir de implantes o reconstrucciones, y que pueden ser realizadas en hospitales de casi todo el país tanto del sector salud como privados.

La opción de la reconstrucción mamaria consiste en obtener tejido del paciente a partir de piel de otra parte del cuerpo de la paciente. En tanto, en la propuesta del implante mamario, el cirujano se vale de una prótesis realizada de material sintético.

Las candidatas naturales para estos tipos de alternativas son los pacientes a quienes se les realice una mastectomía o bien, que hayan presentado cáncer de mama y su tratamiento concluyera de manera satisfactoria.

 
¿Por qué la reconstrucción mamaria?

 
A partir de la década de 1990, los especialistas médicos han sugerido que la reconstrucción mamaria sea realizada después de la mastectomía o cuando la herida de la cirugía haya sanado. Aunque también hay cirujanos que aconsejan iniciar el proceso de reconstrucción mamaria casi de forma inmediata a la extirpación del seno, pues de esta forma la paciente nunca enfrenta la deformidad estética.

El doctor Fernando Magallanes Negrete, cirujano plástico, estético y reconstructivo, explicó que en el caso de la reconstrucción mamaria se toma el tejido de otra parte del cuerpo diferente a la mama y se traslada a la zona del pecho para formar el monte mamario así como el pezón.

“La reconstrucción mamaria se realiza con piel, grasa, tejido y músculo de la propia paciente, que puede extraerse del abdomen, muslos o glúteos. La ventaja es que no hay rechazo por parte del organismo debido a que el injerto es de la misma persona”, explicó el especialista certificado por el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, A.C. (CMCPER),

Este tipo de cirugía deja cicatriz en la parte del cuerpo de donde se obtuvo el tejido, pero los resultados son satisfactorios desde el punto de vista de restitución de la imagen corporal, aunado a ello la mujer recobra la autoestima.

Después de tres o cuatro meses de haberse realizado esta cirugía, es necesaria una segunda intervención en la que se va a construir la aureola y el pezón.

Aun cuando estas opciones son factibles, hay personas que no se deben someter a dicha técnica, tal es el caso de las mujeres que vayan a recibir tratamiento de radioterapia, a ellas no se les recomendable dicha práctica.

 

Implantes mamarios

 

Los implantes mamarios, además de ser una elección para las mujeres que les hayan extirpado los senos, también es un método factible para aquellas personas que quieran modificar de manera estética su busto, es decir, que desean aumentar su talla.

Para el doctor Magallanes Negrete, este método es más sencillo; aunque también implica más de una intervención quirúrgica.

“En la primera cirugía para realizar un implante mamario se requieren de manera específica aplicar un expansor tisular entre el músculo y las costillas de la mujer, con el fin de crear un espacio que dé lugar al implante mamario, el cual será colocado durante la segunda intervención”, apuntó el especialista.

Una vez que se coloca el expansor, se va inflar dentro del organismo en una consulta post operatoria. Y en la segunda intervención quirúrgica, que se lleva a cabo después de cuatro meses, se va a retirar de manera definitiva dicho aparato, se coloca el implante definitivo y se procede a hacer la reconstrucción de la aureola y el pezón.

Dicho procedimiento es menos complicado y agresivo en comparación a la reconstrucción mamaria del tejido. “Empero, debe tomarse en cuenta que los implantes son objetos extraños para el organismo y eventualmente podrían ser rechazados por la paciente”,"



Autor
 
Fecha de Publicación
23/Ago/2010