Firma mexicana desarrolla innovadores plásticos


La industria de los polímeros, conocidos popularmente como plásticos, vive una etapa en la que su vigencia va de la mano de capacidad de adaptación a las exigencias de mercado cada vez más tecnificado y del cuidado ambiental. Esas tendencias han sido consideraras por el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico S.A. de C.V. (CID) desde su propia fundación en 1995, y es parte del éxito que ha llevado a esta instancia al desarrollo y transferencia de más de 80 tecnologías para clientes en México, Brasil, Canadá y España.

Ubicado en el Estado de México, el CID forma parte del grupo empresarial DESC, pero con plena autonomía presupuestal, en parte  sustentada con la venta de productos y servicios tecnológicos a clientes externos de la industria de los plásticos, por ejemplo las compañías Plastiglas, Girsa, Resirene, Dynasol, INSA, Quimir y Paratec, entre otras.

Este modelo de trabajo y venta de servicios tecnológicos ha hecho que en los laboratorios del CID surjan nuevos procesos de fabricación de llantas; acrílicos superresistentes a golpes que permiten la fabricación de yates; resinas transparentes e impermeabilizantes; bases para detergentes y materiales con los que elaborar electrodomésticos, por mencionar algunos casos.

“En México, los centros de investigación privados prácticamente no existen, el número es inferior a 20, y eso parece ser resultado de nuestra cercanía geográfica con Estados Unidos, pues al empresario siempre le es más fácil importar soluciones tecnológicas. Sin embargo, nosotros hemos observado que en países más lejanos, como los sudamericanos, tener sus propias soluciones tecnológicas les ha permitido no depender de Estados Unidos y competir con ventajas propias”, explicó en entrevista el doctor Raúl Javier Revilla Vázquez, gerente técnico del CID

El investigador detalló que sus planes de trabajo siempre tienen una mirada puesta en las tendencias de negocios que se visualizan. Ahora, sus líneas de investigación a mediano y largo plazo se agrupan en tres grandes ramas o mega tendencias de negocios en el mundo de los plásticos.

“Nuestras líneas de investigación incluyen a los plásticos conductores de electricidad, capaces de sustituir funciones que hacen tradicionalmente los metales, pero que ahora podrían ser realizados por polímeros en pantallas tipo LED y otras tecnologías. También estamos trabajando en materiales nanoestructurados, es decir, materiales armados a escala nanométrica que es un milímetro dividido un millón de veces. Esto se puede aplicar a los materiales superresistentes”, indicó Revilla Vázquez.

Por último, el CID también tiene una robusta línea de investigación en polímeros biodegradables para negocios sustentables.

Galardonado en 2008 con el Premio Estatal de Ciencia y Tecnología, que otorga el Consejo Mexiquense de Ciencia y Tecnología (Comecyt), este Centro ha sido también uno de los mayores formadores de recursos humanos en la industria nacional de polímeros, debido a que en sus instalaciones se han realizado cientos de tesis de maestría y doctorado de destacados alumnos de la Universidad Autónoma del Estado de México, UNAM, IPN y otras instituciones.

Integrado por una planta permanente de 38 científicos, pero con una metodología de trabajo que le permite realizar proyectos externos y recibir anualmente hasta 50 estudiantes que hacen en sus laboratorios tesis de posgrado en el campo de la química.

“El CID tiene muchas sinergias con las universidades en el Estado de México porque desde hace años hemos tratado de hacer realidad ese concepto del que mucho se habla y poco se aplica, que es la vinculación empresa-universidad. Sabemos que son dos mundos que hablan dos lenguajes diferentes y aquí hemos tratado de unirlos.

“Aunque quizá tendríamos muchas ventajas más si trabajáramos cerca de la frontera con Estados Unidos, el estar en el Estado de México nos ha dado la ventaja de estar cerca de gran cantidad de centros educativos y de mucha industria que re



Autor
 
Fecha de Publicación
9/Ago/2010