En busca del pronóstico de vida para infantes con leucemia


Los síntomas de la leucemia infantil según los especialistas son  fiebre, aparición de hemorragia con facilidad, infecciones frecuentes, dolor de cabeza y huesos; así como inflamación de los ganglios linfáticos. Aun cuando el diagnostico es a partir de un examen de sangre y el tratamiento se aplica con base en quimioterapias y radiación, hasta la fecha no existe un estudio que muestre los cambios genéticos posteriores en el niño.

A fin de establecer el pronóstico de vida de pacientes infantiles con leucemia, investigadores del Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara (U de G), en colaboración con la Unidad de Citogenética del Nuevo Hospital Civil Doctor Juan I. Menchaca, de esta misma ciudad, analizan el material genético de niños que padecen este tipo de cáncer para identificar los cambios que han tenido sus leucocitos (glóbulos blancos).

De acuerdo con el doctor Alfredo Corona Rivera, titular del proyecto y jefe de la Unidad de Citogenética del Nuevo Hospital Civil Doctor Juan I. Menchaca, el cáncer modifica genéticamente las células involucradas; por lo que conocer dichas alteraciones permitirá, si es que lo hay, elegir el mejor tratamiento.

Este tipo de estudio, explicó, es conocido como citogenética y es realizado desde hace años para la localización de alteraciones cromosómicas constitucionales, es decir, presentes habitualmente en todas las células del individuo. Gracias a él puede diagnosticarse en el feto el síndrome de Down, una vez que se detecta la presencia de un cromosoma 21 adicional al par habitual que cada ser humano posee.

Corona Rivera expuso que en el caso de la leucemia, este método permite identificar los cambios cromosómicos en los glóbulos blancos; alteraciones que modifican el orden, proliferación y maduración de los leucocitos.

“Hablamos de una insuficiencia en la médula ósea, por lo que eleva la producción de glóbulos blancos. Estas células al no poder diferenciarse, proliferan desordenadamente y dificultan que la sangre cumpla con la función de proteger al cuerpo de otras enfermedades”, dijo el experto.

El jefe de la Unidad de Citogenética del Nuevo Hospital Civil Doctor Juan I. Menchaca de Guadalajara, Jalisco, indicó que con este tipo de análisis es factible hacer un pronóstico de supervivencia para el paciente. Por ejemplo, si la esperanza de vida del paciente era del 60 por ciento y hallan que su cromosoma 11 está roto en la región dos, en la banda tres, esta alteración provoca que su expectativa baje un 30 por ciento.

Asimismo, agregó que la citogenética puede ayudar a ubicar si existe un fármaco para ese tipo de cambio cromosómico, y de igual manera poder erradicar ese tipo de cáncer.

El especialista señaló que a nivel celular, el material genético puede estudiarse de dos formas; ya sea con la cromatina (conjunto de ADN y proteínas del núcleo de las células eucariotas o de material hereditario) compactada, es decir, en forma de cromosomas o descompactada como núcleos interfásicos sin cromosomas visibles.

La técnica básica de análisis, apuntó, es la de cultivo celular de linfocitos para aislar los cromosomas; lo cuales son estudiados con ayuda de un microscopio y software especial para buscar variaciones en la estructura o número de elementos en el material genético.

El especialista añadió que existe el método de citofluorescencia, en el que “si sospechamos que un cromosoma está alterado, usamos una secuencia artificial con un colorante que busca el sitio y si encuentra algo, envía una señal de colores”, comentó.

En la misma tónica, agregó que existen las pruebas para detectar daño genético por factores ambientales químicos, físicos y biológicos o por defectos genéticos, como las denominadas prueba cometa y de micronúcleos.

La primera de ellas, dijo, consiste en aislar y purificar los núcleos de las células que serán sometidos a un campo electroforético (eléctrico), con el propósito de separar algunos fragmentos. Si el mat



Autor
 
Fecha de Publicación
14/Jul/2010