Busca Yucatán iluminar casas con aguas residuales


El incremento de los gases de efecto invernadero ha llevado a la búsqueda de alternativas para generar electricidad. Si bien la energía solar y la eólica son las fuentes más socorridas, el uso de residuos orgánicos, o biomasa, podría resolver dos problemas a la vez.

Sabedora de esta situación, la doctora Liliana Alzate Gaviria, del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) trabaja en la creación de un dispositivo que produzca electricidad a partir del tratamiento de agua residual doméstica.

De acuerdo con la científica, el subsuelo de la ciudad de Mérida es laja. Una roca que dificulta la instalación de un sistema de alcantarillado; por lo que se acostumbra colocar fosas sépticas en gran parte de las casas habitación.

Sin embargo, estas unidades de tratamiento sanitario no son la mejor opción, ya que la eficiencia de remoción de DQO (Demanda Química de Oxígeno) sólo es del 25 por ciento; la cual está relacionada con la presencia de materia orgánica y que es susceptible de ser oxidada por medios biológicos y químicos.

En tanto, el dispositivo diseñado por Alzate Gaviria, que se añade a la fosa séptica, permite una eliminación superior al 85 por ciento. Asimismo, este desarrollo, del que buscan obtener una patente nacional, genera electricidad a partir de los microorganismos presentes en las aguas residuales domésticas.

Durante el proceso biológico que se lleva a cabo, explicó, manipulan la fase de respiración de las bacterias de tal forma que atrapan los electrones antes de que se conviertan en metano, gas de efecto invernadero que contribuye al calentamiento global, inflamable y puede provocar asfixia en lugares cerrados.

A decir por la científica, la tecnología está adaptada al tiempo de retención hidráulica o periodo en que puede permanecer la carga en la fosa, equivalente a un día; por lo que el dispositivo opera en ese tiempo o menos.

Por otro lado, Alzate Gaviria reconoció que la producción que realizan no será suficiente para abastecer toda energía que requiere una vivienda promedio. Aun cuando el proyecto está pensado para una casa de interés social en la que habiten 4 personas.

Sin embargo, comentó, podría contribuir con el siete por ciento de los 80 kilowatts requeridos cada mes. Energía que estaría destinada a la iluminación de la vivienda.

Asimismo, afirmó que al ser un proyecto multidisciplinario que pretende construir una casa autosustentable, ésta contará con fuentes de energía solar y eólica. Además de que podrán colocarse jardines en el techo y los costados para hacerla más fresca y evitar el uso de ventiladores y aires acondicionados.

Según Alzate Gaviria, la casa deberá estar terminada a más tardar en dos años y ven como usuario potencial al Instituto de Vivienda del Estado de Yucatán (IVEY).

Cabe señalar que el proyecto del CICY, adscrito al Sistema de Centros Públicos de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), fue apoyado por los Fondos Mixtos Conacyt-Gobierno de Yucatán con 4 millones y medio de pesos; así como por la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI) con 800 mil pesos. (Agencia ID)



Autor
 
Fecha de Publicación
6/Jul/2010