Fertilizan tierras con lodos residuales


¿Sabía que el tratamiento de aguas residuales domésticas suele producir un lodo contaminante? Con frecuencia las autoridades tienen problemas para deshacerse de él por su elevado número de agentes patógenos que contiene. No obstante, el doctor Víctor Tamariz Flores, del Departamento de Investigación en Ciencias Agrícolas (DICA), de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), trabaja en el aprovechamiento de ese material como restaurador de suelos degradados.

A decir del titular del proyecto, estos fangos tienen altos contenidos de nitrógeno, fósforo y potasio que mejoran las propiedades de la tierra; además de incrementar la población microbiana que favorece la transformación de la materia orgánica.

Tamariz Flores explicó que tras analizar los suelos erosionados se determinan las dosis adecuadas de biosólidos que deben agregarse a fin de mejorar las condiciones de la tierra y permitir que los cultivos eleven su productividad. Con ello, los lodos son aprovechados de manera ecológica.

Las plantas tratadoras de agua --expuso--  envían los lodos en camiones de volteo a las hectáreas donde se colocarán. El material debe dejarse secar por no más de ocho días, tiempo tras el cual se incorpora a la tierra mediante el arado, y los campesinos pueden hacer sus labores agrícolas normales.

Al presentar concentraciones de metales pesados como plomo, cadmio, cromo, zinc y níquel, tanto los lodos como las zonas de siembra deben vigilarse constantemente para evitar cualquier aumento de toxicidad que afecte los cultivos.

En función de ello, enfatizó que sólo realizan una aplicación por parcela; por  lo que de 2002 (año en que inició el proyecto) a la fecha han agregado biosólidos en 430 hectáreas aproximadamente.

Asimismo, apuntó que los suelos donde han trabajado son zonas de maíz de temporal, con algunas asociaciones de maíz-frijol, en las que han elevado la productividad en un 25 por ciento.

En esa tónica, hizo hincapié en que estos fangos incrementan la altura de las plantas y el tamaño de los frutos. Productividad que beneficia la economía de los campesinos de escasos recursos que accedieron participar en el proyecto del DICA de la BUAP.

Por otro lado, Tamariz Flores tiene pensado utilizar esta tecnología en la reforestación de pino y encino en la zona sur de la ciudad de Puebla.

De acuerdo con el experto, en el 2002 fueron instaladas cinco plantas tratadoras de agua en la ciudad de Puebla; por lo que el Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado del municipio buscó a la institución universitaria para qué hiciera un uso adecuado de estos desechos y monitoreara los suelos susceptibles de recibir los biosólidos.

Asimismo, reconoció que el uso agrícola de este material es nuevo en la región, aunque en Estados Unidos y Europa, además de Nuevo León, el Estado de México y Jalisco se implementa dese hace años.

Cabe señalar que el trabajo de Tamariz Flores recibió 850 mil pesos de los Fondos Mixtos del Gobierno del Estado de Puebla y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para su implementación. (Agencia ID)



Autor
 
Fecha de Publicación
8/Jul/2010