Ubuntu, una visión de vida africana


Johannesburgo, Sudáfrica. Solitario, con su piel porosa, sensible al calor y al frió. Sus manos no tienen garras, sus pies no son veloces ni sus ojos penetran la noche. Recién nacido, sin dientes, su sonrisa es un vació que no conmueve al predador. ¿Cómo puede sobrevivir el humano en la sabana?



Autor
 
Fecha de Publicación
27/Jun/2010