Aprovecha UAEH la recuperación de suelo para rescatar especie vegetal



La deforestación y la degradación de las tierras en México es un problema que no sólo impacta a nivel ambiental, sino también en el desarrollo económico y social del país. Por ello, es muy importante contar con estrategias para el manejo sustentable de los recursos naturales del territorio nacional.
En ese sentido, el tema de la deforestación y degradación de las tierras por el cambio de uso de suelo constituye uno de los más grandes retos para nuestra nación. De acuerdo con datos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), seis de cada diez hectáreas de México corren el riesgo de sufrir algún nivel de degradación ya sea leve, moderada, severa o extrema.
La dependencia detalla, a través de su portal en Internet, con base en datos recabados por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat 2002), que la degradación de los suelos afecta en algún grado a 86 por ciento de la superficie de agricultura de riego (8 millones de hectáreas), y también al 78 por ciento del área destinada a la agricultura de temporal (19 millones de hectáreas).
Ante dicha situación, investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) se han dado a la tarea de trabajar en alternativas que permitan no sólo realizar un manejo sustentable de nuestros recursos naturales, sino también recuperar aquellas zonas que ya han sido afectadas por las actividades del hombre.
En entrevista, la responsable del proyecto, la investigadora Juana Juárez Muñoz, explicó que una alternativa para la recuperación de suelos deforestados y degradados es la micropropagación de especies forestales de zonas áridas (biznaga gigante, mezquite y encino), mismas que tienen gran potencial para la restauración de ecosistemas degradados.
“La importancia de este trabajo radica en que las plantas que hemos elegido para el proyecto tienen gran potencial como recuperadores de esas áreas de suelo que ya han sido degradadas por la deforestación o por el cambio de uso, debido a que tienen la propiedad de fijar nitrógeno, así como mejoran la calidad del suelo mediante la  acumulación de materia orgánica”, señaló la docente.
Juárez Muñoz añadió que generalmente los suelos forestales son transformados en suelos de cultivo y la vida productiva es aproximadamente de dos años. Tras dicho periodo de ser explotados, los nutrientes se pierden y los suelos terminan por ser abandonados pero ya sin vegetación.
“Una alternativa para recuperar esos suelos es la introducción de plantas nativas que crecen en zonas donde hay pocos nutrientes y que ya están adaptadas a ese tipo de suelo, lo que impactaría directamente en la recuperación de esa área natural”, reiteró.
 
Técnica
 
“Elegimos la reproducción asexual de las plantas a utilizar porque resulta más viable para el objetivo final, que es la recuperación de los suelos, esto porque a partir de segmentos de órgano de una planta adulta, como lo son las hojas, el tallo y las raíces entre otras; es posible regenerar plantas completas. Además, mediante esta técnica se puede obtener una propagación masiva de las a partir de un segmento de un órgano, dependiendo de la técnica y la especie utilizada.
El éxito de la micropropagación depende de las hormonas y de la concentración de estas para inducir el desarrollo de las nuevas plantas a partir de ciertos órganos de una planta adulta, reiteró
La investigadora precisó que la UAEH también trabaja en la producción sexual de las plantas; sin embargo, la técnica que eligieron para este trabajo  tiene la ventaja de que permite producir, a partir de una pequeña parte de la planta, hasta 50 especímenes completos, mientras que con la reproducción sexual, sólo se obtiene una planta por cada semilla.
 
Preservación de la biznaga gigante
 
Otra de las ventajas del proyecto realizado por la institución hidalguense, explicó la investigadora, consiste en que además de la recuperación de suelos deforestados y degradados, permitiría la preservación de la biznaga gigante, planta que actua

 



Autor
 
Fecha de Publicación
1/Jul/2010