Mejora IT-Chihuahua aprovechamiento de energía sola


Uno de los primeros usos que se le dio a la energía eólica fue en  molinos de grano, el bombeo de agua y propulsión de barcos. La fotovoltaica, aunque fue descubierta en 1838, a partir de los años 50 del siglo pasado se comenzaron a construir paneles solares generadores de electricidad, y hace 30 años, hubo un auge en dicha área en Estados Unidos y Europa.

Sin embargo, aún resulta costoso instalar estos sistemas para la población rural, por lo que en el Instituto Tecnológico de Chihuahua (IT-Chihuahua) se trabaja en el diseño de un equipo eficiente por medio del cual la luz solar se capte en celdas fotovoltaicas se transforme en electricidad a través de  un sistema modular.

Si bien, estos sistemas ya se usan en diversas naciones mediante una gran cantidad de arreglos a los paneles fotovoltaicos, conlleva un alto costo y el requerimiento de una superficie muy grande para su instalación, además en ocasiones la eficiencia no es la deseada. En cambio, la propuesta del IT Chihuahua, es un equipo modular con el cual se eliminan etapas de transformación de energía solar a eléctrica.

El desarrollo consiste en captar la energía solar por medio de un proceso de paneles fotovoltaicos en donde la luz del sol (fotones) sea convertida dentro de múltiples celdas en energía eléctrica de bajo voltaje de corriente directa. Cuando los paneles tienen un diseño especial pueden proporcionar mayor capacidad de energía eléctrica de corriente directa e incrementar su voltaje.

Esta tecnología, explicó el doctor José Luis Durán Gómez, líder de la investigación, es un sistema inteligente donde se pueden combinar las diversas tecnologías; es decir, emplear los paneles fotovoltaicos o la turbina eólica con la inclusión de celdas de hidrógeno.

“La idea es que el sistema inteligente lo podamos monitorear con el fin de saber cuándo usar una tecnología fotovoltaica  o eólica, y aplicar la energía generada en un aparato, o bien descargarla en una pila de acuerdo a la demanda que se requiera en una pequeña casa rural, residencia urbana o en la industria”, señaló el profesor de posgrado dentro de la especialidad de Electrónica de Potencia y Calidad de la Energía Eléctrica.

El procedimiento que usa el IT Chihuahua es que la energía solar es captada por medio de paneles fotovoltaicos,  y convertida dentro de múltiples celdas solares en energía eléctrica de bajo voltaje.

Con este sistema se ahorra la etapa de conversión de energía eléctrica de corriente directa, lo que hace a su vez más eficiente al sistema modular al ser aprovechada en mayor capacidad la energía fotovoltaica.

Por el momento, se tiene pensado que con este convertidor de potencia modular se use en aparatos electrodomésticos básicos para comunidades rurales en Chihuahua que aún no cuentan con energía eléctrica.

Si se toma en cuenta que el estado de Chihuahua tiene una amplia extensión territorial, es un lugar propicio para generar este tipo de energía, pues se pueden instalar varios paneles y aerogeneradores, captar la energía del sol, convertirla, almacenarla y darle uso.

Otra de las ventajas del diseño del IT Chihuahua es que no produce contaminación ambiental, y se podrá implementar no sólo en zona rural, sino también en áreas industriales, comerciales y oficinas de gobierno.

En la actualidad, el Tecnológico cuenta con dos paneles con capacidad de 300 watts cada uno, y 12 paneles de 85 W. Se estima generar en forma combinada un promedio de tres kilowatts (3000 watts) en condiciones óptimas de irradiación solar y con vientos favorables de ocho metros por segundo.

El trabajo de investigación ha contado con la participación del doctor Prasad N. Enjeti, de la Universidad de Texas A&M, el investigador Javier Vega Pineda y un grupo de estudiantes de la maestría en Ciencias en Ingeniería Electrónica.

La investigación se encuentra con un avance del 80 por ciento, y la idea es que el equipo modular pueda escalarse a nivel industrial. (Agencia ID)



Autor
 
Fecha de Publicación
28/Abr/2010