Mexicanos diseñan sistemas nanoelectrónicos


La participación de México en el mercado electrónico suele reducirse al ensamblado de productos electrodomésticos, computadoras personales o televisores. A pesar de que esta actividad beneficia la creación de fuentes de empleo, también establece una dependencia de las grandes trasnacionales dominantes del ramo; así como un atraso en el desarrollo de tecnologías propias.

Esta dependencia prevalece cuando en el país están dadas las condiciones para apoyar el desarrollo de tecnología propia que satisfaga a la industria en la demanda de nuevos materiales con los que se producen piezas cuyos tamaños son de mil millonésimas partes de un metro, correspondientes al maravilloso mundo de la nanoelectrónica.

Con el propósito de que la investigación científica nacional satisfaga las necesidades de las industrias, el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) inauguró el 19 de abril el Laboratorio de Innovación en Sistemas MicroElectroMecánicos (LI-MEMS), dentro de sus instalaciones en Santa María Tonanzintla, Puebla.

Si bien desde 1974 esta institución cuenta con un laboratorio de microelectrónica en el que se diseñan y producen prototipos de circuitos integrados para diversas universidades nacionales, el nuevo laboratorio permitirá a la Coordinación de Electrónica del INAOE incorporar materiales nano-estructurados (con dimensiones de 5 a 100 mil millonésimas partes de metro) compatibles con las características semiconductoras del silicio.

Cabe señalar que algunos de los proyectos de investigación del laboratorio de microelectrónica han migrado al LI-MEMS, además de que ya colaboran con el Hospital de la Ceguera Luis Sánchez Bulnes en el diseño de sistemas microelectromecánicos para erradicar problemas de glaucoma.

El Li-Mems INAOE cuenta con dos plantas de 800 metros cuadrados cada una. La parte superior del edificio está dedicada a la caracterización de dispositivos, circuitos integrados, y sistemas microelectromecánicos (conocidos como MEMS). Además cuenta con el equipo para probar los prototipos en diferentes temperaturas, frecuencias y condiciones de operación.

En la planta baja está el sistema de bahías para elaboración de mascarillas, litografías, limpieza de obleas (secciones circulares de lingotes de cristales semiconductores y constituyen el material inicial sobre el que se fabrican los circuitos integrados), implantación de iones, tratamientos térmicos, metalización, depósito y grabado de materiales, así como el área para diagnóstico intra proceso.

De acuerdo con el doctor Alfonso Torres, investigador de la Coordinación de Electrónica, en el laboratorio se podrán diseñar, desarrollar y producir prototipos de dispositivos, circuitos integrados, sensores y sistemas microelectromecánicos a partir de una tecnología producida en el INAOE conocida como POLIMEMS.

Esta técnica, explicó, es la integración de sensores mecánicos, actuadores y electrónica en un sustrato común (silicio) mediante la tecnología de microfabricación BICMOS (bipolar CMOS), la cual permite el uso de materiales nano-estrucurados.

La creación del LI-MEMS INAOE es el resultado de una iniciativa que presentó en 2004 la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (FUMEC) con el propósito de establecer una red de instituciones de investigación y desarrollo que permita el diseño y producción de prototipos MEMS de aplicación en los sectores salud, comunicaciones y automotriz.

Esta red comprende tres laboratorios ubicados en el centro y norte del país: uno de Diseño en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), otro de Encapsulado y Prueba en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y el de Desarrollo y Fabricación de prototipos del INAOE. (Agencia ID)



Autor
 
Fecha de Publicación
23/Abr/2010