Diseñan válvula para tratar la hidrocefalia desde el vientre materno


Dentro del cerebro existen unas cavidades llamadas ventrículos, en los que se produce el líquido cefalorraquídeo (LCR) cuyo fin es proteger el sistema nervioso al actuar como amortiguador contra golpes.

Cuando la cantidad del líquido está fuera de lo normal, los ventrículos se ensanchan, acumula más LCR que conlleva a la llamada hidrocefalia. Si esta patología no es atendida se presenta una deformación craneal, pérdida motriz y mal desarrollo de regiones cerebrales.

Preocupados por contar con una alternativa eficiente para el tratamiento de ese padecimiento, un grupo de investigadores del Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla, diseñó una válvula de derivación a fin de atender la hidrocefalia desde el vientre materno.

“Esta válvula puede ser utilizada en los bebes que tengan el problema de hidrocefalia, enfermedad que puede ser detectada de manera oportuna por medio del ultrasonido”, explicó el doctor  Said Robles Casolco, profesor e investigador de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura, del Tecnológico de Monterrey Campus Puebla.

De acuerdo con el líder de la investigación, la válvula está diseñada para implantarse a partir de la semana 23 de gestación, mediante una incisión quirúrgica que lleva aproximadamente 10 minutos.

El procedimiento es introducir un catéter hacia el ventrículo donde se acumula el líquido cefalorraquídeo. La válvula se queda en el neonato durante toda su gestación, cuando acumula el LCR más de lo normal en el cerebro del bebé (200 mililitros de producción diaria), la presión del aparato aumenta y se abre una membrana que permite drenar el líquido a la cavidad uterina de la madre.

Este proceso, señaló Robles Casolco, no tiene secuelas en la mamá debido a que el LCR (compuesto de electrolitos) es absorbido por el mismo sistema. Además, el diseño de la válvula no produce alteración interna en el proceso de formación final del producto.

El desarrollo se encuentra en fase de manufactura del prototipo, y eventualmente se harán las pruebas de funcionalidad en condiciones naturales.

“Los resultados obtenidos en la actualidad son excelentes, por lo cual se espera que el implante de la válvula neonatal sea una práctica normal a finales de este año.  De hecho, la fase del protocolo la realizan doctores del Hospital Manuel Gea González, en la ciudad de México, quienes monitorean la viabilidad y factibilidad del aparato como opción a nivel nacional”, expuso.

Una vez que ya se disponga de la válvula, el sistema vendrá a solucionar un problema de salud en el país de gran importancia, pues de acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social se registran cada año 700 nuevos casos de esta patología, y las entidades con más pacientes son Coahuila, Jalisco y Nuevo León.

Aunque en el mercado estadounidense ya existen válvulas con características similares, éstas son implantadas en el cráneo del bebé cuando ya es nato. Su desventaja es que el producto nace con las secuelas de la enfermedad, a diferencia de la alternativa creada en el Tecnológico de Monterrey.

Asimismo, se estima que el costo del aparato será accesible, pues los implementos para su diseño se harán con materia prima nacional. Cabe señalar que este desarrollo tecnológico está en proceso de ser patentado.

Además del doctor Robles Casolco, también participan en la investigación los alumnos Adrianni Zanatta Alarcón, Ana Laura Tamayo Huerta, Joan Manuel Guevara y Javier Takeshi González Nagano, de la carrera de Ingeniería en Mecatrónica, y Yenisey Mendoza Martínez y Carlos Santana Velázquez, de Biotecnología. (Agencia ID)



Autor
 
Fecha de Publicación
1/Abr/2010