Proponen mejorar pavimento con plástico reciclado


Hundimientos, baches y grietas son sólo algunos de los daños que puede sufrir el pavimento con el paso del tiempo. Estos desperfectos además de ocasionar tráfico, accidentes y averías vehiculares; también impactan en las finanzas públicas, al requerir presupuestos mayores para los trabajos de mantenimiento.

Consciente de la necesidad de mejorar la calidad del asfalto, el doctor Francisco Javier Rodríguez González, del Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA), desarrolló un concentrado polimérico (de plásticos) que dará mayor resistencia y resilencia (capacidad de volver a su estado original tras ser modificado) al pavimento, y que se encuentra en proceso de ser patentado.

“En muchas carreteras del país, sobre todo en zonas que presentan demasiado calor, se levantan ondas por el peso de vehículos de carga. Esto se debe a que, a cierta temperatura, el asfalto se reblandece y puede modificarse. Una idea para mejorarlo es integrar polímeros sintéticos (polipropileno, polietileno, hules vulcanizados o naturales) a fin de reforzarlo y evitar que se deforme con facilidad”, señaló el investigador del centro de investigación perteneciente al sistema Conacyt.

Si bien la adición de polímeros a la mezcla del asfalto podría incrementar el costo de la pavimentación, ésta sería de mayor durabilidad, y a largo plazo representa un ahorro en mantenimiento.

De acuerdo con Rodríguez González, para la realización del proyecto se decidió emplear materiales sintéticos de reciclaje, lo que reduce los costos del desarrollo. Los polímeros de posconsumo, detalló, los pueden tomar de cualquier envase plástico. “La idea es usar sobre todo el material que ya ha estado expuesto al ambiente, porque con la luz solar y el oxígeno se oxida, y es más fácil de dispersar en el asfalto”, refirió.

No obstante, el equipo de trabajo del CIQA se enfrentó con algunos problemas, como el hecho de incorporar diversos tipos plásticos al asfalto, debido a la disimilitud en sus características químicas. De esta dificultad surgió la idea de diseñar un proceso que permitiera dispersar las partículas de polímero a fin de poder incorporarlas a la mezcla del asfalto y optimizar sus propiedades mecánicas. “Cuando se juntan plásticos se tiene el concepto equivocado de que es como una licuadora. Se mete todo y a ver qué sale, pero influye mucho el orden en que se agrega”, dijo.

De ahí que la propuesta sea que los polímeros se fundan por separado y se vayan agregando de uno en uno a la mezcla para optimizar el proceso de dispersión en el asfalto; y sobre todo evitar que se someta al material a temperaturas muy altas o procesos muy largos que lo puedan descomponer. “La idea es establecer una metodología para preparar los materiales y ahorrar energía”, apuntó.

Rodríguez González comentó que con esta opción tendría otro beneficio ecológico, pues no se necesitaría tanta energía para calentar las tinas contendoras de asfalto y mezclarlo.

En el proyecto propusieron dos metodologías para preparar el concentrado: una por lotes, y la otra de forma continua.

El método de preparación de concentrados en lotes fue utilizado para el desarrollo de formulaciones a nivel laboratorio, aunque puede ser escalado a porciones de hasta 250 kilogramos.

En tanto, el método continuo consiste en producir grandes cantidades de concentrado polimérico empleando una máquina conocida como extrusor, la cual se utiliza industrialmente para fabricar botellas, películas y otro tipo de envases. Ese dispositivo integra de manera continua los diferentes componentes del concentrado de asfalto y se granulan para su posterior envasado.

Por otro lado, Rodríguez González comentó que esta investigación surgió de la iniciativa privada. “Originalmente, un empresario de Monterrey quería que le ayudáramos a desarrollar este proyecto, pero como era una firma pequeña, le sugerí meter una propuesta a los Fondos Mixtos Conacyt-Coahuila para reducir los costos. Después de un tiempo se desesperó



Autor
 
Fecha de Publicación
22/Mar/2010