Códigos de Barras de la Vida, un nuevo enfoque para conocer la biodiversidad mexicana


México está entre los primeros cinco países con el mayor número de especies registradas en el proyecto internacional Código de barras de la vida (iBOL, como se abrevia en inglés), cuyo propósito es construir un inventario de la biodiversidad del planeta a partir del estudio genético de cada especie.~`De acuerdo con datos proporcionados en la Tercera Conferencia Internacional de los Códigos de Barras, que se celebró en la Ciudad de México en noviembre pasado, el doctor Manuel Elías Gutiérrez, investigador titular de El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), señaló que nuestro país se encuentra sólo detrás de Canadá, Costa Rica, Estados Unidos y Australia.~`La posición de México, afirmó, se debe en gran medida a las aportaciones de su institución, que ha generado los códigos de barras de 14,494 especímenes y descrito más de 900 especies animales de manera formal, principalmente peces, mariposas y microcrustáceos.~`Para construir un código de barras de la vida, de acuerdo con el doctor, basta con analizar un pequeño fragmento del ADN de un espécimen, mismo que debe ser almacenado a perpetuidad en una colección científica certificada; en el caso de México, Semarnat y Conabio son las responsables de legitimar dichas colecciones.~`El fragmento del gen, llamado COI, que se analiza en el caso de los animales se encuentra en la mitocondria de las células y contiene las características evolutivas de la especie e incluso información para determinar su lugar de procedencia. Este fragmento permite diferenciar una especie animal de otra con más de 99 por ciento de precisión, aseguró.~`Para identificar a las especies de plantas se emplean un par de genes localizados en el cloroplasto y para los hongos, un gen llamado ITS. En ambos casos, aunque ya se están generando los códigos de barras, aún se buscan mejores alternativas para diferenciar a las especies de cada reino, pues los genes empleados hasta ahora no brindan información que permita alcanzar el nivel de precisión que en el caso de los animales.~`La ficha que conforma el código de barras de una especie, además del análisis genético y del nombre de la colección donde se encuentra depositado el espécimen, tiene datos como el lugar donde éste fue colectado (coordenadas geográficas), el  nombre de quien lo colectó e identificó y una fotografía del mismo.~`Una vez reunida la información, es enviada al sitio www.boldsystems.org, página que alberga el banco de datos con los códigos de barras de 64 mil 370 especies formalmente descritas, número registrado hasta el 2 de diciembre de 2009.~`En el Ecosur, son fundamentalmente tres los grupos de investigación con el mayor número de aportaciones al Capítulo México del Código de barras de la vida. Los líderes de estos grupos son: la doctora Martha Valdez y maestra Lourdes Vásquez, quienes trabajan con peces marinos y de agua dulce; la doctora Carmen Pozo, cuya investigación se centra en las mariposas, y el propio doctor Elías Gutiérrez, quien estudia el zooplancton dulceacuícola (animales microscópicos, como los cladóceros, conocidos popularmente como pulgas de agua).~`Sobre los hallazgos hechos por la comunidad científica de la institución a raíz de su participación en el proyecto, mencionó que, en su caso, le fue posible hallar un microorganismo endémico (único del lugar) en el Lago Alchichica, en Puebla, sitio que antiguamente fue el cráter de un volcán. El nombre del microorganismo es Leptodiaptomus garciai.~`También descubrió dos nuevas especies de pulgas de agua para la ciencia: Scapholeberis duranguensis y Leberis chihuahuensis, en los estados de Durango y Chihuahua, respectivamente.~`En cuanto a los peces, se descubrió una tercera especie de Macabí que habita en las aguas de la Península de Yucatán, de la cual no se tenía conocimiento. Esta nueva especie fue detectada gracias a que se encontraron larvas de la misma; no así de peces adultos, los cuales aún no han podido ser ubicados por los investigadores.~`Respecto a la utilidad del banco de d



Autor
 
Fecha de Publicación
16/Dic/2010