Producir energía a partir de desechos agrícolas


Como parte de la crisis petrolera y el calentamiento global asociado al uso de combustibles fósiles, la tendencia a nivel mundial parece encaminada a la generación nuevas alternativas energéticas. En ese sentido, la producción de biocombustibles a partir de desechos agrícolas se destaca como una opción viable en México.~`Así lo manifiesta un proyecto científico del Laboratorio de Biología Molecular de Hongos de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), en el que propone obtener biocombustibles (etanol) a partir de residuos agrícolas conocidos como lignocelulósicos, entre los que figura el bagazo de la caña de azúcar, el rastrojo del maíz y el aserrín de la madera.~`“Los residuos lignocelulósicos se refieren a compuestos que contienen lignina y la celulosa. La primera es la parte dura de las maderas o plantas; mientras que la otra es el componente blando que contiene azúcar capaz de convertirse en alcohol, pero de difícil extracción”, comentó el doctor Jorge Luis Folch Mallol, líder de la investigación.~`El proyecto de la UAEM consistió en buscar enzimas (sustancias que producen los organismos vivos) que permitan digerir los materiales lignocelulósicos. “Hay organismos en la naturaleza, como los hongos, que son expertos en extraer el azúcar de los materiales lignocelulósicos. Y precisamente son los hongos que crecen en la madera los que buscamos, pues contienen enzimas que degradan de madera adecuada la lignina y extraer azúcares para poder nutrirse”, detalló el doctor.~`Por el momento, el equipo de investigación recolecta hongos de diversas partes de la República, sobre todo de sitios donde hay playa y hace calor, pues si los microorganismos son capaces de vivir en altas temperaturas deben tener una actividad robusta para poder degradar la madera en condiciones más parecidas a los procesos industriales.~`“Es un proyecto a largo plazo, por el momento nos enfocamos en la parte de obtención de enzimas para el tratamiento de desechos lignocelulósicos, y a largo plazo concluiría con el diseño de un tratamiento efectivo a nivel industrial para poder obtener azúcares y de allí etanol”, comentó Folch Mallol.~`Actualmente, el etanol se produce a partir de azúcar de caña, sobre todo en Brasil, o de almidón de maíz en Estados Unidos para fabricar el alcohol. En el caso nacional, ese producto se obtiene a partir de la caña de azúcar.~`El proyecto es apoyado por el Conacyt, además de contar con la colaboración de la Universidad Autónoma Metropolitana. Y uno de sus objetivos es la producción de biocombustibles sin el uso de productos agrícolas de consumo humano, sino de residuos de dicha actividad que podrían considerarse como desechos, pues “se trata de una visión a nivel mundial no competir con la producción de alimentos”, concluyó el investigador UAEM.~`



Autor
 
Fecha de Publicación
29/Sep/2009