Conservación ambiental, una oportunidad de negocio


Además de ser considerada una flor de ornato, la dalia posee propiedades alimenticias y medicinales que de ser aprovechadas por sus productores pueden convertirse en una redituable oportunidad de negocio. Esa visión tuvo la Fundación Xochitla al iniciar un proyecto con la comunidad de San Buenaventura, en el municipio mexiquense de Huehuetoca, para cultivar, comercializar y proteger esta especie.~`Originaria de la región central del territorio mexicano, que comprende los estados de México y Morelos, la xicamiti (como era llamada la dalia por los antiguos pobladores) es considerada desde 1963 por decreto presidencial la flor nacional. Sin embargo, las investigaciones científicas en torno a sus propiedades medicinales y alimenticias distan de tener una importancia significativa.~`En ese sentido, la bióloga Lorena Martínez, investigadora de la Fundación Xochitla, explicó que el proyecto tiene como objetivo mantener las características genéticas de la flor, mejorar las condiciones de la comunidad de San Buenaventura y proteger de la creciente mancha urbana el ecosistema de la Sierra de Tepotzotlán, donde se ubica dicha población.~`“Lo que buscamos es que la comunidad se interese en el floricultivo de la dalia para poderla vender como flor de ornato o crear empresas que exploten las propiedades alimenticias y medicinales con las que cuenta la planta, entre las que figura su uso en el tratamiento de fuegos labiales, cólicos o tos crónica”, explicó la investigadora mexicana.~`A pesar de que la comunidad de San Buenaventura es eminentemente agricultora, la situación económica que enfrenta el país ha llevado a buena parte de sus pobladores, sobre todo varones, a emigrar o dedicarse a otras actividades, por lo que el proyecto encabezado por la Fundación Xochitla está dirigido a la vinculación con mujeres de la población. ~`“Lo primero que hicimos fue analizar las técnicas para recolectar la dalia en tiempo y forma, así como las vías de propagación a fin de alcanzar un mejor producto. También hemos incorporado, junto con estudiantes del Tecnológico de Monterrey, Campus estado de México, conceptos de comercialización con el objetivo de sacar mejor provecho al cultivo. Lo realmente trascendente es que el conocimiento adquirido lo transmitamos a la comunidad y realicemos talleres de construcción de invernaderos y creación de composta (fertilizante), hasta llegar a crear empresas que exploten las propiedades medicinales o alimenticias”, expuso la bióloga Lorena Martínez. ~`Se espera que en este primer año de operación del proyecto las mujeres de la comunidad de San Buenaventura tengan la noción de la generación y uso de composta, además del conocimiento en torno al ciclo de vida de la dalia, en específico de cultivo básico, pues a partir del siguiente año involucrarán los aspectos comerciales y el valora agregado. ~`“Lo importante es que en este tipo de proyectos que agregan nuevos conceptos a una comunidad se tome en cuenta la sensibilidad de la población. Ellos tienen una necesidad y la ciencia una alternativa, pero hay que ser cuidadosos de respetar sus costumbres, pues en muchas ocasiones se ha perdido la oportunidad de progreso por no tener sensibilidad social”, puntualizó la experta.



Autor
 
Fecha de Publicación
7/Jul/2009