IPN emplea “terapia” contra bacterias en la industria acuícola


Habitantes naturales del ambiente marino, las bacterias atacan productos acuícolas como pescado y camarón destinados al consumo humano. Durante varios años, los antibióticos se emplearon con el fin de prevenir y controlaba las infecciones en esta área.

Como las bacterias se volvieron resistentes a dichas sustancias su aplicación se restringió y fue necesario desarrollar nuevos procedimientos, una opción es la fagoterapia una técnica en la que se emplean virus que “atacan” las bacterias causantes de enfermedades infecciosas en animales y humanos. En el caso particular de la acuicultura, el Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas (CICIMAR) del Instituto Politécnico Nacional aplica este método para controlar diferentes tipos de vibrio (bacilos) en productos marinos con fines alimenticios.

Al respecto, el doctor Sergio Francisco Martínez Díaz, líder de la investigación comentó que a principio del siglo pasado se demostró la utilidad de los fagos, es decir, virus que sólo infectan bacterias para combatir diversas infecciones. Esta terapia continúo en uso de manera específica en Polonia y la extinta Unión Soviética, y en la actualidad se emplea en diversas áreas.

Como en el caso particular del CICIMAR que cuenta con una colección única de fagos que pueden ser usados en la acuicultura pues no dañan los cultivos de dicha industria. De esa lista los del tipo vpms1, F12 y PL14D ya han sido probados a nivel experimental con un “rotundo éxito” para prevenir y controlar infecciones por Vibrio parahaemolyticus, Vibrio harveyi y Vibrio alginolyticus, que de contaminar productos marinos destinados al consumo humano podrían causar gastroenteritis y otitis por mencionar algunas patologías, o bien matar a los pescados y camarones.

Una de las ventajas del uso de fagos es que se comportan como los anticuerpos en el humano, es decir, su número aumenta de manera rápida ante la presencia de las bacterias a las que infecta, una vez que éstas desaparecen el número de fagos disminuye.

El doctor Martínez Díaz explicó que al agregar los fagos en los productos marinos, lo que hacen es regular la presencia de las bacterias patógenas sin afectar a las benéficas, lo que trae mejoras en la industria acuícola, en este sentido la fagoterapia resulta una alternativa económica y de fácil aplicación.

Por el momento, la investigación del CICIMAR se centra en la acuicultura, sin embargo, alumnos de posgrado de dicha institución exploran el potencial de las moléculas producidas por los fagos como alternativa al uso de antibióticos, en particular se centran en péptidos (moléculas) capaces de detener el metabolismo bacteriano y enzimas que pueden romper la pared de éstas.

El investigador politécnico comentó que la fagoterapia se encuentra en desarrollo a nivel mundial y prácticamente puede aplicarse en cualquier área incluso en la producción animal y vegetal, en la prevención de la contaminación de alimentos y en la salud humana.

De hecho, la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) aprobó mezclas de fagos para prevenir la contaminación de alimentos de consumo directo, y de manera específica su aplicación para prevenir la proliferación de Listerias (patógenos causantes de infecciones) en alimentos embutidos y lácteos.

El investigador concluyó que los adelantos que tenga este trabajo politécnico servirán para otras áreas como la desinfección y tratamiento de mariscos, y prevención de las infecciones en humanos.

“En la actualidad varias infecciones bacterianas como las causadas por estafilococos y tuberculosis no se combaten de manera eficiente con antibiótico por lo que, renació en interés por los fagos en beneficio de la salud humana”, indicó.

En la evaluación de la fagoterapia como alternativa al uso convencional de antibióticos para el control de vibrio en acuicultura han colaborado productores acuícolas de Sinaloa y Baja California, el CIIDIR, Unidad Sinaloa, la Universidad Autónoma de Sinaloa y el CIAD, y cuenta con el apoyo del Conacyt. (Agencia ID)



Autor
 
Fecha de Publicación
1/Abr/2011