Mortalidad materna, un problema por resolver


 

La mortalidad materna en México descendió significativamente durante los últimos 50 años, al reducirse en más de la mitad; pese a ello los casos que persisten en la actualidad son “inaceptables”, ya que el país ha mejorado su cobertura sanitaria, lo anterior fue comentado por el doctor Luis Alberto Villanueva Egan, director general adjunto de Salud Materna y Perinatal de la Secretaria de Salud (SSa), en el marco del XIV Congreso de Investigación en Salud Pública que se llevó a cabo en Cuernavaca, Morelos.

De hecho, uno de los Objetivos del Milenio de la Organización de la Naciones Unidas es reducir un 75 por ciento la mortalidad materna de la prevalencia actual para el 2015. En ese sentido la SSa ha implementado programas de prevención a la mortalidad materna, como son las políticas de planificación familiar con el apoyo y la conformación de nuevas unidades médicas del Programa Nacional de Coberturas, los cuales pasaron de 411 en el 2002, a 660 en el 2009.

Entre 1955 y 1990 la mortalidad materna descendió en 75 por ciento gracias al control de infecciones puerperales (infección de los órganos genitales consecutiva al parto o a un aborto), atonía uterina (falta de contracción uterina después del parto), tromboembolia pulmonar (obstrucción arterial pulmonar) o preeclampsia (afección del embarazo después de la semana 20).

Por su parte, Rosa María Núñez Urquiza, investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), expuso que, de acuerdo a las cifras más recientes, alrededor de 5 por ciento de las mujeres embarazadas presentaron emergencias obstétricas y requirieron atención médica, entre las que destacan intervención hospitalaria, transfusión sanguínea o terapia intensiva de emergencia.

Aunado a ello, la especialista del INSP también mencionó que dos de cada 10 partos no fueron atendidos en hospitales, sino que las mujeres dieron a luz en sus viviendas sin los cuidados y medidas de higiene necesarias, lo que en algunos casos desembocó en sepsis puerperal (invasión del aparato reproductor por gérmenes).

De acuerdo con los fondos de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y para la Infancia de ese mismo organismo (UNICEF), así como Organización Mundial de la Salud (OMS), para disminuir la mortalidad materna hay que llevar a cabo acciones de planificación familiar, atención al parto por personal competitivo, acceso médico oportuno, además de atención al aborto seguro, ya que un 16 por ciento de los decesos se presentan en las semanas posteriores al parto.

En ese contexto, desde hace varias décadas México cuenta con políticas referentes a la población como Hospital Amigo de la Madre, el cual se basa en dar prioridad a las necesidades de la madre y su recién nacido. Otro programa que se implementó durante el 2002 es el de Oportunidades, que articulan incentivos para la educación, nutrición y la salud; en tanto que Arranque Parejo en la Vida entró en vigor durante el 2007, el cual brinda información y servicios durante el embarazo y después del parto.

El Seguro Popular también brinda protección financiera en materia de salud, mediante un paquete de intervenciones y medicamentos asociados, al perfil epidemiológico, que incluyen también la etapa de embarazo y posparto; además de la implementación de la universalización de la emergencia obstétrica; es decir, toda paciente embarazada que presente una urgencia obstétrica tienen el derecho a ser atendida en cualquier hospital , incluidas las de seguridad social y aquellos dependientes de la Secretaria de Salud.

 

Observatorio de Mortalidad Materna

 

Con el propósito de vigilar esta problemática, hace dos años surgió en México el Observatorio de Mortalidad Materna (OMM), una iniciativa del Comité Promotor por una Maternidad sin Riesgos (CPMSR), que cuenta con el apoyo de la Organización Panamericana para la Salud (OPS) y la Secretaría de Salud (SSa).

De acuerdo con la Numeralia 2009. Mortalidad Materna en México, del Observatorio de Mortalidad Materna, durante ese año en el país murieron mil 207 mujeres en etapa gestacional; de las cuales 400 no contaban con seguridad social y 400 eran beneficiarias del Seguro Popular.

La entidad que registró el mayor número de defunciones fue el estado de México con 166, seguido por Veracruz con 93; mientras que Baja California Sur y Campeche reportaron cinco y ocho decesos respectivamente.

Durante la presentación de resultados del OMM, la doctora Graciela Freyermuth Enciso, secretaria técnica del Comité Promotor, aseguró que las políticas públicas y el incremento al presupuesto son necesarios más no suficientes; de ahí la necesidad de un espacio ciudadano, autónomo, interinstitucional e intersectorial que tenga como objetivo asegurar la rendición de cuentas en la aplicación de programas y estrategias.

En este sentido, informó que vigilarán las acciones y resultados de los programas de afiliación Embarazo Seguro, dado a conocer en 2008, y Seguro Popular; pues son iniciativas encaminadas a disminuir las inequidades entre los mexicanos.

De su parte, el doctor Daniel Castro Santoro, representante de la OPS, indicó que las muertes maternas están relacionadas con causas prevenibles y problemas del sistema salud; por lo que el OMM ayudará a visibilizar los problemas existentes. (Agencia ID)



Autor
 
Fecha de Publicación
3/Mar/2011