IPN desarrolló control biológico para plaga de aguacate


 

El gusano telarañero que vive en los cultivos de aguacate tiene la capacidad de enrollar sus hojas atrapando al fruto para formar una telaraña a su alrededor, lo que seca el producto y ya no se le puede consumir o exportar. Además esa plaga perfora la fruta y se alimenta de ella.

Como principal productor de aguacate (Persea americana Mill), el reto en México es erradicar esta plaga y el Centro de Biotecnología Genómica (CBG) del Instituto Politécnico Nacional realizó un bioinsecticida contra dicho insecto.

Al respecto la doctora Ninfa María Rosas García, líder de la investigación comentó que de manera habitual se usan insecticidas químicos contra diversas plagas en los cultivos nacionales, pero los países que importan de manera específica el aguacate prohíben el producto mexicano porque lleva residuos químicos y es una de las causas por las que no lo compran.

Ante esta situación, la investigación politécnica decidió utilizar agentes de control biológico, en este caso bacterias capaces de matar al gusano telarañero, un método que no deja residuos en el aguacate, además la sustancia es inocua al hombre y no contamina el medio ambiente.

“Propusimos el desarrollo de un insecticida biológico, biodegradable en el ambiente, no causa ningún daño, aunado a que el fruto pueda ser exportado sin ningún pretexto. Por ello, nos dimos a la tarea de buscar bacterias endémicas de la región de Michoacán y Nayarit, zonas productoras de aguacate para ver si encontrábamos alguna que fuera eficiente y controlar al gusano telarañero”, explicó.

Como en México no se encontraron bacterias tóxicas para el gusano, la investigadora del CBG recurrió a una cepa de colección (que fue aislada por otra persona y en otro país), llamada Bacillus thuringiensis que tiene un alto grado de toxicidad contra dicho este insecto, y con este principio activo se desarrolló una formulación cuyo resultado es un insecticida biológico completamente biodegradable con el que --a nivel experimental en cultivos de este fruto-- pudo controlarse la plaga.

Aclaró que el bioinsecticida  tiene ventajas y desventajas, por ejemplo, que es muy específico, sólo ataca al gusano telarañero, es posible que no destruya otras plagas; sin embargo, no daña el medio ambiente, ni a la salud humana y animal porque no causa efectos adversos.

La doctora Rosas García dijo que es recomendable aplicar el bioinsecticida cuando la plaga deposita sus huevecillos en las hojas del árbol. Por lo que se tendría que monitorear en qué momento los deposita en la planta.

La investigadora del IPN detalló que la presentación del producto es un polvo al que se le añade agua para formar una suspensión, y de esa forma aplicarse a los cultivos con una mochila aspersora tal y como lo hacen los fumigadores de insecticidas químicos.

Este trabajo ya concluyó con resultados efectivos en tres hectáreas que se usaron en la etapa de investigación en Nayarit. Por el momento la formulación se encuentra en proceso de ser patentada, una vez que se obtenga si algún productor de aguacate desea aplicarlo en los cultivos podrá fabricarlo y emplearlo.

 “Lo que sigue después de la patente es validar esta tecnología en campo, es decir, hacer pruebas dentro de los cultivos de aguacate, en grandes extensiones, determinar el momento de la aplicación, concentración del insecticida, ver su efectividad y decirle al productor: aplícalo así para controlar el gusano telerañero”, indicó.

La investigación se realizó con el apoyo de los Fondos Mixtos Conacyt y el gobierno del estado de Nayarit, el Comité Estatal de Sanidad Vegetal de dicho lugar, y la Universidad Autónoma de Nayarit. (Agencia ID)



Autor
 
Fecha de Publicación
31/Ene/2011