Aceite de emú, más saludable que otros de origen animal


Agencia ID

El emú (Dromaius novaehollandia) es un ave grande, similar al avestruz, de la cual se aprovecha la carne y la grasa. En diversas partes del mundo, como el caso de México, han empleado su aceite -extraído de la grasa- para aliviar dolores reumáticos, musculares, quemaduras y tratar diversas enfermedades de la piel.

Con el fin de identificar su contenido, científicos del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), Unidad Oaxaca del IPN, se dieron a la tarea de caracterizar el aceite de emú, y encontraron propiedades oleicas (ácido graso inocuo) que son benéficas para la piel, además de tratarse de un aceite poliinsaturado.

Al respecto, la doctora Lilia Leticia Méndez Laguna, titular de la investigación, dijo que el aceite de emú resulta bueno para la piel porque es rico en linoleico y la nutre; además tiene potencial de emplearse para cocinar y en la industria automotriz, pues se encontró que bajo ciertos tratamientos de extracción hay una gran estabilidad a la deformación, propiedad importante en lubricantes sometidos a fricción.

Agregó que el aceite de emú es más saludable que otros de origen animal, porque no sube el colesterol, ni es tóxico. “Podemos cocinar con este aceite y es seguro. No haría daño ya que contiene menos grasas saturadas en comparación a la manteca de cerdo o de res”.

Extraerlo sin solventes

A nivel mundial la extracción del aceite de emú involucra el uso de solventes o aplicación de calor, factores que afectan o varían su composición.
Sin embargo, el método del CIIDIR Unidad Oaxaca no utiliza solventes. Obtuvieron el aceite (a partir de la grasa del emú) por medio de temperaturas moderadas y a través de un sistema de microondas y baño ultrasónico.

“El perfil de ácidos grasos no mostró daño estructural por la temperatura o interacción con el oxígeno del aire, además identificamos los ácidos grasos palmítico, palmitoleico, esteárico, oleico, linoleico, linolenico y eicosenoico que no causan ningún daño en el humano”, detalló.

El proceso de extracción de aceite a partir de la grasa que contiene la carne del ave se obtiene de las células que guardan la sustancia, y en lugar de calentar directamente la grasa (fusión), método usado tradicionalmente para separar el aceite de la grasa, se empleó la técnica de microondas y baño ultrasónico, que resultó un sistema con mayor rendimiento. Además tienen la ventaja de no requerir solventes, lo que permite obtener un aceite inocuo para usos alimenticios o farmacéuticos.

Una vez caracterizado el aceite de emú, ave criada en diversos lugares del país incluso en Oaxaca, la investigadora indicó que éste podrá ser un sustituto para elaborar la margarina, además, el aceite cuenta con propiedades penetrantes que ayudarían a mantener hidratada la piel y puede servir como acarreador de compuestos farmacéuticos para aplicarse en forma tópica. El aceite de emú en la actualidad ya se vende en Oaxaca, y a nivel internacional su costo es alto, pues un litro llega a alcanzar un valor de 200 dólares. En la investigación participó la maestra en ciencias Ana María Pineda Reyes, egresada de dicha institución, y los doctores Samuel Siles Alvarado, especialista de la ESIQIE del IPN, y León Raúl Hernández Ochoa, de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Chihuahua.

 



Autor
 
Fecha de Publicación
21/Jun/2011