Baja presión en neumáticos provoca alto gasto de combustible y contaminación


Cortesia: Luy

Agencia ID

En Latinoamérica, uno de cada cinco conductores de vehículos circula con baja presión de aire en sus neumáticos, lo que además de incidir en su seguridad representa el desperdicio de al menos 100 millones de litros de combustible al año, según un estudio elaborado por la llantera Bridgestone y la Federación Internacional del Automóvil (FIA)

Este desperdicio de combustible provoca que la emisión de dióxido de carbono aumente en 236 millones al año, lo que equivale al 60 por ciento de la producción de este gas contaminante en países como México, tercer emisor de gases de efecto invernadero del continente americano según cifras de la Organización de las Naciones Unidas.

Las llantas bajas provocan una mayor resistencia al rodamiento del vehículo, por este motivo, expertos consideran que entre un 18 y un 26 por ciento de energía adicional es utilizada para lograr la fuerza añadida que requiere un automóvil con estas características para su desplazamiento, lo que redunda en un mayor consumo de combustible.

Por otro lado, descuidar la presión del aire en las llantas representa un riesgo para la seguridad del conductor, puesto que en dichas condiciones la llanta sufre deformaciones irregulares durante su trayecto, lo que puede repercutir en fallas de los neumáticos.

Adicionalmente, en el mencionado estudio se detectó que 8 por ciento de los conductores de los países participantes (Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Guatemala, México, Uruguay y Venezuela) circula con un dibujo de la llanta inferior a dos milímetros, lo que evidencia un peligro latente debido a la baja fricción que tienen las llantas en estas condiciones.

Otro punto a considerar es que al menos 38 por ciento de la muestra de vehículos en el estudio (aproximadamente 11 mil automóviles) no cuentan con el tapón de las válvulas de inflado de las llantas. Los expertos consideran que ese factor evita la acumulación de humedad y polvo en el neumático con lo que se reduce notablemente la fuga de aire de las llantas.



Autor
 
Fecha de Publicación
28/Jun/2011