Investigadores reducen contaminación en rastros municipales


Agencia ID

Investigadores del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ) desarrollan un sistema de tratamiento de aguas residuales para disminuir en 95 por ciento la contaminación que producen los rastros municipales del país.

El doctor Alberto López López, investigador de la Unidad de Tecnología Ambiental (UTA-CIATEJ), señaló que esta tecnología es una alternativa para reducir el impacto ambiental y de salud que ocasionan los desechos de animales y las aguas residuales, pues afectan a quienes radican cerca de estos sitios y aumenta el riesgo de padecer enfermedades como tifoidea, cólera y hepatitis.

Ello debido a que estos desechos contienen una gran cantidad de microorganismos patógenos como Salmonella, Shigella, Vibrio cholerae y virus, entre otros, y que pueden transmitirse a través de la contaminación que producen estos lugares.

De acuerdo con el entrevistado, en México existen al menos mil rastros o mataderos municipales que descargan los desechos líquidos y sólidos sin previo tratamiento al alcantarillado municipal, o bien de manera directa en cuerpos de agua y suelos.

“La causa principal de esta práctica es la limitación financiara que presentan los responsables de los rastros para poder instalar y operar una planta de tratamiento de aguas residuales”, expuso el experto.

A decir del titular del proyecto, la investigación determinó que estos lugares generan al menos 700 litros de agua residual por cada res procesada y 300 litros por cerdo, con concentraciones elevadas de contaminantes.

Por ello, el investigador López López explicó que la tecnología propuesta consiste en implementar un sistema de tratamiento de aguas residuales técnicamente eficiente y rentable con base en las necesidades operativas de cada establecimiento.

Explicó que el desarrollo es de tipo biológico y está integrado por un filtro anaerobio y un reactor de lodos activados para eliminar la materia orgánica presente en el agua residual, obteniendo un gas combustible (biogás) abundante en metano, el cual puede emplearse como fuente de energía.

Detalló que esta etapa es precedida por un pretratamiento para separar los componentes sólidos sedimentables y la materia flotante (grasa); la etapa final del sistema consiste de un método de desinfección que elimina los microorganismos patógenos.

Con esta tecnología se obtiene una eficiencia de remoción de la materia orgánica superior a 95 por ciento, un resultado obtenido mediante la prueba de demanda bioquímica de oxígeno (DBO), aseveró López López.

El investigador del CIATEJ subrayó que los lodos residuales o fangos generados por el sistema, una vez estabilizados (biosólidos) son mezclados con los desechos sólidos y semisólidos del rastro para obtener humus y biofertilizante (composta) mediante un proceso denominado vermicomposteo.

El vermicomposteo es un procedimiento que integra lombrices de la especie Eisenia foetida y Lumbricus rubellus para consumir los residuos orgánicos y transformarlos en abonos ricos en materia orgánica que pueden incorporarse a tierras de cultivo sin problema alguno, concluyó el experto.

Es de destacar que los costos de inversión, operación y mantenimiento requeridos por este sistema de tratamiento son menores hasta en un 50 por ciento en comparación con los existentes en el mercado y el mecanismo de transferencia de la tecnología es a través de proyectos ejecutivos particulares para cada rastro.

El proyecto fue financiado en las dos primeras etapas por los consejos de Ciencia y Tecnología de los estados de Guanajuato e Hidalgo, y actualmente cuenta con el trámite para adquirir el registro de patente.

Cabe mencionar que el desarrollo tuvo la participación de varios investigadores de la UTA-CIATEJ y representantes de tres rastros municipales de diferentes estados de la República.



Autor
 
Fecha de Publicación
1/Jul/2011