Antiinflamatorios podrían prevenir y reducir cáncer


Un estudio de la Universidad de Colima (UCOL) ha comprobado que diversos antiinflamatorios logran disminuir el crecimiento del cáncer de próstata y el cervicouterino en células de cultivo (laboratorio).

De acuerdo con el doctor Iván Delgado Enciso, responsable de la investigación, se ha demostrado que estos medicamentos pueden prevenir en cierta medida la aparición de cáncer y combatirlo. “También se encontró en estudios previos que la inflamación crónica o de larga duración en determinados tejidos y bajo circunstancias especiales pudiera favorecer la aparición y crecimiento de cáncer”.

Pero aclaró que esto sucede bajo condiciones especiales, y no significa que si alguien se golpea, por ejemplo, una rodilla y se inflama de manera continua, a la larga padecerá cáncer; sino que la inflamación es un proceso complejo a nivel celular y de tejidos.

Bajo esta premisa, indicó el especialista de la UCOL, se ha contemplado que la inflamación puede estar asociada al cáncer, y recetar ciertos antiinflamatorios podrá ayudar en el futuro a prevenir o tratar la enfermedad.

“Como los antiinflamatorios son de amplia distribución, no tienen tanta toxicidad ni aspectos adversos como los antineoplásicos (sustancias que impiden el crecimiento de células tumorales) decidimos probarlos en cáncer de próstata y cervicouterino, que son de los tipos que más padece la población mexicana”, explicó.

La investigación de la UCOL probó cerca de 10 antiinflamatorios como la aspirina o naproxeno y otros menos conocidos en México que además de reducir la inflamación pueden intervenir en otros procesos al inhibir mecanismos o sistemas relacionados con el cáncer.

En este trabajo, de manera particular un antiinflamatorio de la familia de los fenamatos (grupo de fármacos que sirven para aliviar el dolor, la inflamación o fiebre) tuvo efecto importante sobre el cáncer de próstata en modelos de ratón del laboratorio, incluso uno de cada cuatro se curó del tumor canceroso.

Este fármaco que mató a las células con dicha patología fue probado en cáncer de próstata inicial y avanzado, y funcionó en ambos casos. En promedio hubo una reducción del tumor y aumentó la supervivencia de los ratones, de hecho los animales que no tuvieron tratamiento vivieron 30 días, y aquellos que sí lo recibieron llegaron a 55 días de sobrevida.

Delgado Enciso indicó que hay estudios previos de otros antiinflamatorios en diferentes cánceres, pero esta es la primera vez que se prueba este tipo de fenamatos en próstata y cervicouterino. “En el proyecto probamos diversos fármacos, nos percatamos que uno en particular y muy poco estudiado resultaba efectivo tanto en células de cultivo como en animales de laboratorio en los que se les indujo la patología de próstata muy agresiva”.

La investigación fue apoyada por el Fondo Mixto Conacyt-Gobierno de Colima, y participó la Facultad de Medicina de la UCOL (Posgrado en Ciencias Médicas) y el Instituto Estatal de Cancerología de la misma entidad. (Agencia ID).

 



Autor
 
Fecha de Publicación
12/Jul/2011