Nueva fórmula para regenerar el tejido cardiaco


 

De acuerdo con la Asociación Mexicana para la Prevención de la Ateroesclerosis y sus Complicaciones A.C., en el país se registraron 78 mil 604 muertes por enfermedades del corazón durante 2009, lo cual las convertía en la primera causa de mortalidad nacional.

Esto motivó a que investigadores del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) desarrollaran una técnica de regeneración de tejido miocárdico (muscular del corazón) a partir de precursores de células hemáticas (sanguíneas) extraídas del propio paciente.

De acuerdo con el doctor Abel Archundia García, jefe de la División de Investigación Clínica y Cirugía del Centro Médico Nacional “20 de Noviembre” del ISSSTE, el procedimiento consiste en estimular la médula ósea del enfermo con un fármaco para que genere más células tallo (por medio de la división celular pueden ocupar el lugar de otras células especializadas del cuerpo).

La sobreproducción de estas células saldrá a la circulación sanguínea general, donde el equipo de médicos las extraerá, para posteriormente congelarlas sin someterlas a algún tipo de tratamiento especial.

Cuando el paciente ha sido programado para cirugía, las células pasan por un proceso de calentamiento para evaluar cuántas de ellas están vivas. Las que resulten viables serán inyectadas directamente en el área cercana a donde se encuentra el tejido dañado.

El titular de la investigación explicó que esta técnica únicamente ha sido aplicada a un grupo piloto de 20 pacientes, todos ellos sobrevivientes a un infarto al miocardio (padecimiento cardiaco en el que muere parte del tejido del corazón).

Según la experiencia del grupo de médicos del ISSSTE, los primeros resultados comienzan a darse a las 28 semanas de la inyección de células. La regeneración es sostenida durante un año y después se estabiliza.

Posteriormente, a los pacientes se les realizan diferentes pruebas para evaluar la calidad de las contracciones del corazón; en una de ellas, los investigadores emplean el ecocardiograma (estudio de las cavidades del corazón y de sus diferentes estructuras internas).

La prueba de esfuerzo en la que se emplean isótopos (átomos de un mismo elemento) radioactivos inyectados en la sangre, los cuales van a células del tejido miocárdico y permitirán verificar la calidad de la contracción de las fibras del corazón.

A partir de estos exámenes --indicó-- pudo determinarse que la regeneración en el tejido miocárdico de los pacientes había sido substancial, por lo que su función cardiaca ha mejorado, al igual que su calidad de vida.

El también ex presidente del Consejo Nacional de Cirugía del Tórax agregó que la técnica se empleó por primera vez en 2002 y el paciente que fuera atendido con ella reporta mejoría en su calidad de vida, al igual que las otras 19 personas a quienes después sometieron a la técnica de regeneración.

Por otro lado, comentó que en estas instalaciones del ISSSTE ocupan la misma tecnología para regenerar tejido en otras partes del cuerpo. Ejemplo de ello es el caso del doctor Luis Padilla Sánchez, quien aplica células hemáticas para rehabilitar extremidades inferiores lesionadas por la falta de circulación.

También en el departamento de Neurocirugía del Centro Médico Nacional “20 de noviembre” aplican esta técnica a lesiones del sistema nervioso central; de tal manera que el tratamiento a las enfermedades degenerativas del cerebro podría mejorar.

Archundia García apuntó que se investiga el procedimiento como una opción al tratamiento de la diabetes, ya que podrían emplearse igualmente los precursores de las células hemáticas para regenerar a aquellas que producen insulina.

Cabe señalar que el proyecto se realizó en colaboración con la Facultad de Medicina de la UNAM, el Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez” y contó con el financiamiento del Fondo Sectorial de Investigación en Salud y Seguridad Social SSA /IMSS/ISSSTE-Conacyt. (Agencia ID)

              



Autor
Agencia ID
 
Fecha de Publicación
15/Sep/2011