Emplean nanotecnología en el tratamiento del pie diabético


 

El pie diabético es una infección o ulceración producto de la hiperglucemia (aumento de los niveles de glucosa en la sangre), y de la enfermedad en las arterias que irrigan a las extremidades inferiores, así como de los nervios periféricos.

En el tratamiento de estas heridas debe aliviarse la presión en la planta de los pies, desbridarse la región (retirar piel y tejido de los dedos), colocar medicamentos o apósitos en la zona y controlar la glucemia.

Con el propósito de apoyar estos procedimientos, la doctora Mayra Álvarez Lemus, del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez (INNN), en colaboración con la doctora Tessy López, de la Universidad Autónoma Metropolitana, ambos en el Distrito Federal, diseñó un sistema de liberación controlada de fármacos auxiliares en el tratamiento de pie diabético.

Este desarrollo parte del uso de nanopartículas de óxido de silicio (SiO2), o Sílice; el cual es uno de los componentes básicos de la arena y se usa con frecuencia para elaborar vidrio, cerámica y cemento.

Sin embargo, Álvarez Lemus aseguró que este material ha demostrado ser biocompatible (no causa efectos secundarios), por lo que emprendió esta investigación para comprobar sus aplicaciones médicas.

El proyecto del INNN consiste en el diseño de un material de óxido de silicio en el que vaya ocluida pentoxifilina, un medicamento auxiliar en el tratamiento del pie diabético. Los materiales empleados son preparados a través del método sol-gel, un proceso en el que tras varias reacciones químicas se obtiene una sustancia gelatinosa a la que se agrega una porción pequeña del medicamento.

“Antes de continuar con el proceso, tenemos que verificar que el fármaco sea liberado de la matriz generada. Para ello realizamos pruebas in vitro tanto en fluido corporal simulado como en agua para estudiar los perfiles de liberación del medicamento mediante técnicas espectroscópicas”, detalló.

De acuerdo con los resultados obtenidos de diferentes pruebas, los investigadores del INNN lograron “encapsular” la pentoxifilina en partículas del orden de los cien nanómetros (millonésima parte de un milímetro); en las que se da una liberación lenta y sostenida del fármaco durante cuatro días.

Álvarez Lemus indicó que tras estos experimentos puede emplearse un polímero biodegradable en el que se inmovilizarán las partículas y que funcionará como recubrimiento para plantillas; el cual al degradarse permitirá la salida paulatina de las mismas.

El objetivo de este tipo de materiales es que el tratamiento puede aplicarse de forma localizada; con lo cual será necesaria una cantidad menor de medicamento y se evitará que éste ingrese al torrente sanguíneo y desencadene efectos secundarios.

La titular de la investigación comentó que este proceso puede emplearse con una variedad de fármacos útiles para distintos padecimientos. Lo único que se requiere es analizar las propiedades físico-químicas del medicamento con el propósito de determinar el material indicado para el “encapsulamiento”.

Cabe señalar que este proyecto del INNN es financiado por el Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal.

 



Autor
Agenica ID
 
Fecha de Publicación
30/Sep/2011