Tecnología del Cinvestav prolonga vida de turbinas


Dr. Francisco Javier Espinoza Beltrán muestra microscopio electrónico de barrido con espectrómetros, único en su tipo en México.

Al concentrar altas temperaturas, las turbinas de los aviones requieren de protección especial para evitar un rápido desgaste y corrosión. Ante esa problemática, científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) Unidad Querétaro han desarrollado materiales y recubrimientos capaces de proteger diversos componentes metálicos, entre ellos los componentes de las aeronaves.

La tecnología protectora puede apreciarse en forma de películas ultradelgadas del orden de micras de grosor, elaboradas a base de materiales nanoestructurados (que a simple vista tienen la apariencia de polvos). El doctor Francisco Javier Espinoza Beltrán, investigador del Cinvestav, detalló el proceso de fabricación:

“Los materiales nanoestructurados con propiedades anticorrosivas y de aislamiento térmico son impregnados sobre bases (sustratos) mediante pistolas de rociado de partículas a altas presiones. Posteriormente, mediante la ayuda de un robot, las películas nanoestructuradas son colocadas en diversas piezas metálicas aumentando así su tiempo de vida”.

De esta forma, los recubrimientos protegen partes metálicas que están expuestas a ambientes donde la temperatura podría elevarse hasta en mil grados centígrados.

El experto destacó que la síntesis de materiales y recubrimientos es un esfuerzo multidisciplinario donde participan expertos de diversas áreas tanto del Cinvestav como del Centro de Tecnología Avanzada (Ciateq). Agregó que actualmente existen proyectos entre el centro de investigación y empresas transnacionales que requieren de materiales de alta durabilidad, como es el caso de General Electric.

Otro ejemplo de la implementación de esta tecnología se observa actualmente en el desarrollo de recubrimientos para turbinas geotérmicas en la planta de Los Azufres, Michoacán, perteneciente a la  Comisión Federal de Electricidad.

“La planta tiene constantes problemas en el desgaste de sus turbinas debido a que el vapor geotérmico arrastra componentes químicos que, después de un número de horas de tiempo de trabajo, corroen los componentes. La idea del proyecto es desarrollar recubrimientos que incrementen el tiempo de vida de estos insumos”, finalizó el experto.



Autor
Agencia ID
 
Fecha de Publicación
16/Ene/2012