Desarrollan en UANL tratamiento alternativo contra el cáncer


Especialistas de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) desarrollan investigaciones para eliminar células tumorales cancerígenas mediante el uso de la medicina genómica.

“Nos interesamos en una proteína capaz de crear poros en las membranas de las células y decidimos aplicarla en las que son resistentes a los tratamientos antineoplásicos”, señaló el investigador de la UANL, Alberto Gómez Treviño.

Explicó que la proteína que se utiliza se conoce como glicoproteína fusogénica (F), obtenida del llamado paramixovirus SV5, causante de enfermedades respiratorias en monos.

Esto, dijo, además de provocar poros en la membrana, desencadena una fusión de los núcleos entre las células que producen la muerte a un tejido determinado; convirtiéndose en una herramienta para la eliminación de células neoplásicas.

Este es el primer estudio que aplica la proteína F como agente citotóxico para eliminar células tumorales y al buscar la manera de incorporar la proteína a la célula, se construyó un virus mediante ingeniería genética, ya que éste es capaz de ingresar a la célula sin matarla para después vivir de ella.

Por su baja peligrosidad, se optó por trabajar con un adenovirus, capaz de provocar diarrea, resfriado o bronquitis; se eliminaron los genes que permiten su multiplicación y se remplazaron por la glicoproteína F.

Con la creación de este virus es posible atacar directamente los procesos de resistencia a la quimioterapia, mencionó el catedrático e investigador de la UANL.

Dentro de esta investigación, expuso, se experimentó en cultivos celulares, logrando que la glicoproteína se instale en la membrana de la célula produciéndole poros.

“Cuando interviene la proteína fusogénica, los núcleos comienzan a agruparse cubiertos por una sola membrana que responde a la fusión”, explicó Gómez Treviño.

La célula infectada se fusionó con otras de su entorno, generando una masa conocida como sincitio; su aparición se dio después de 48 horas de la infección, y de forma paulatina, los sincitios se desprendieron de la placa de cultivo, abundó.

Luego de 10 días de la infección, a causa de trastornos metabólicos y la rotura de la membrana celular, murieron todas las células del cultivo, dijo.

Ahora se experimenta con este procedimiento en seres vivos; se implantó la masa tumoral en animales y los resultados que se obtuvieron hasta ahora son igual de satisfactorios, resaltó.

En esta investigación colaboró la Universidad de Barcelona (UB), el Centro de Investigación y Desarrollo en Ciencias de la Salud (CDICS) y el Instituto de Biotecnología (IBT), ambos de la UANL.

Aunque todavía se requiere de mucha investigación antes de que sea factible aplicar la proteína fusogénica F en la eliminación de células tumorales en humanos, los resultados confirman la posibilidad de combinar sus efectos con la quimioterapia convencional, manifestó.

Además, si los resultados continúan siendo favorables, en algunos años se generaría una patente para la UANL sobre esta terapia, añadió Gómez Treviño.

El cáncer es una enfermedad que se produce por la mutación de algunos genes en una célula determinada y es responsable del 13 por ciento de las muertes en el mundo; en México, según la Secretaría de la Salud (SSA), cada año se registran 60 mil decesos relacionados con este mal.

Los tratamientos antineoplásicos impiden el desarrollo, crecimiento o proliferación de células tumorales malignas, entre ellos se encuentran la quimioterapia, la hormonoterapia, la radioterapia y la terapia biológica.

Sin embargo, gran cantidad de cánceres son resistentes a este tipo de tratamientos, de ahí la investigación de alternativas como la citada, puntualizó el investigador de la UANL.

 



Autor
Nitimex / La Crónica de hoy
 
Fecha de Publicación
18/Mar/2012