Aprovechan desechos orgánicos para obtener tejido humano


   

Con el objetivo de brindar alivio a aquellas personas que han sufrido quemaduras, investigadores del Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey, trabajan en la aplicación de un biopolímero biodegradable que es capaz de promover la regeneración del tejido.


El material obtenido en esta casa de estudios es una membrana preparada para actuar químicamente como protector antibacterial del área dañada.


De acuerdo con la maestra Mayra Gabriela Brito Charles, participante del proyecto, el biopolímero se extrae de desechos orgánicos. Para ello, el equipo de trabajo ha diseñado un proceso químico (en vías de patentarse) a través del cual obtienen el material y se somete a procesos químicos y de lavado para eliminar proteínas y otros compuestos.


La intención de este procedimiento, expresó la investigadora, es eliminar cualquier componente que pudiera causar rechazo por el cuerpo del receptor. Además de que el proceso se ha optimizado para utilizar una cantidad mínima de agua y obtener el biopolímero en el menor tiempo posible.


A partir de este material, explicó, se forman membranas de diferentes tamaños con diversas texturas, las cuales se colocarán sobre la zona lesionada para que aceleren la regeneración del tejido. Al tener una carga positiva, el biopolímero atrae a las células que por el contrario son negativas.


Brito Charles comentó que por el momento realizan pruebas en cultivos celulares para determinar el tiempo en que se regenera el tejido, así como la biodegradación; sin embargo, destacó que el material se distingue de los existentes en el mercado por el hecho de que es completamente artificial y biocompatible.


Asimismo, indicó que esperan poder practicar a la brevedad las pruebas correspondientes en los animales del bioterio de la Escuela de Medicina del Centro Médico Hospital San José, del Tecnológico de Monterrey.


No obstante, reconoció que para que las membranas puedan emplearse directamente en pacientes aún deben transcurrir ocho años, en los que realicen otras pruebas y cumplan con los lineamientos de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios. (Cofepris).


Aunado a este desarrollo, el equipo del Tec trabaja en la creación de otro biopolímero que cumpla con las mismas características, pero que su estructura sirva como andamio para el cultivo celular, el cual en primera instancia se emplearía en la reproducción de tejido suave o duro.


Cabe señalar que en ambos proyectos han intervenido el doctor Jorge Armando Cortés Ramírez y la maestra Rocío Gosch Ingram. Gracias a estos biopolímeros crearon la empresa Protechi, que comercializará los productos y de la cual es directora ejecutiva Brito Charles.



Autor
Agencia ID
 
Fecha de Publicación
14/May/2012