Ayuda regio a crear piel artificial


 

(6 agosto 2012).-  Gracias a sus investigaciones en la regeneración del cartílago humano, el regio Eduardo Alvaro Galue fue invitado por el Instituto de Medicina Regenerativa de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos a colaborar en un proyecto para crear piel artificial y otros tejidos.

El estudio utiliza células madre y está dirigido hacia la regeneración de piel de soldados estadounidenses con quemaduras hechas durante el combate.

Galue es Químico Bacteriólogo Parasitólogo, egresado de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UANL con maestría en Biología del Desarrollo y Genética por la Universidad de Barcelona, donde estudió la regeneración en animales modelos constituidos por células madre.

Actualmente está por finalizar su doctorado en Biomedicina Regenerativa en el Instituto de Medicina Regenerativa en España, y cuando lo haga se convertirá en el primer mexicano con un doctorado en esta especialidad.

Debido precisamente a su tesis doctoral, el joven de 30 años ha escrito artículos de investigación en medicina regenerativa, que han aparecido en distintas publicaciones científicas a nivel internacional, como la Revista Internacional de Ciencias Moleculares, la Revista Internacional de Medicina Regenerativa y la publicación Acta Biomaterialia, entre otras.

Fue gracias a éstos que el instituto, perteneciente al Departamento de Defensa del vecino país, lo contactó para extenderle una invitación.

"Me buscaron por mis investigaciones en la regeneración del cartílago aquí en España y participaré como uno de los investigadores principales del proyecto, donde aportaré mi experiencia para imprimir cartílago y posteriormente piel con cartílago", comenta Galue, quien en la Ciudad residía en Colinas de San Jerónimo.

El propósito es desarrollar piel artificial con la técnica de bioprinting a partir del uso de células madre por medio de un programa de tratamiento de quemaduras, inflamación, reemplazo y cicatrización de piel.

El proceso se apoya con nuevas tecnologías de la medicina regenerativa y la ingeniería tisular, para reparar, regenerar y restaurar piel, hueso, tejidos suaves y vasos sanguíneos que puedan estar dañados o quemados.

De acuerdo con el Instituto de Medicina Regenerativa de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, las heridas por quemaduras representan del 5 al 20 por ciento de las lesiones relacionadas con el combate.

Para tratarlas, una de las herramientas más innovadoras en este campo es el bioprinting, que se utiliza desde hace algunos años en la medicina regenerativa, y consiste en la impresión de tejido u órganos usando impresoras, con cartuchos cargados de células madre en lugar de tinta. Con esta técnica se puede diseñar e imprimir cualquier órgano que se desee restaurar, rellenar o reemplazar en el cuerpo.

"A estos cartuchos se les programa el patrón de la estructura que se desea obtener. En el caso de la piel se imprimen exactamente los centímetros cuadrados de un brazo quemado para que embone, esto significa regenerar de una manera personalizada, a la medida del paciente", explica Galue.

Cuando esta técnica daba sus primeros pasos, los investigadores utilizaban impresoras de papel, pero debido a que éstas sólo imprimen en dos ejes espaciales, la ciencia biomédica impulsó el desarrollo de impresoras más complejas, con tres ejes espaciales, para generar cualquier estructura, como órganos y tejidos tridimensionales, como vejigas, riñones u otros.

"Uno de ellos es el cartílago, uno de los tejidos que el cuerpo no tiene la capacidad autoregeneradora cuando se destruye, debido a que no posee vasos sanguíneos. Vamos a diseñar un tejido más complejo que sólo la piel, que sería piel más cartílago, porque hay lesiones donde se incluyen los dos tipos de tejidos y éstos están conectados en casi todas las partes de cuerpo", explica el investigador.

En los primeros 10 meses del proyecto, la piel creada mediante la impresión de células madre será trasplantada en cerdos; posteriormente comenzarán los primeros trasplantes a veteranos de las Fuerzas Armadas y la Marina Naval estadounidense, que han sufrido quemaduras de segundo y tercer grado, la mayoría de ellos como combatientes en conflictos militares durante la última década.

"El objetivo es permitir a las victimas de un trauma severo poder recuperarse de sus heridas más rápido y de manera más fiable, en cuanto a su función, como de su estética", dice el investigador, quien desea ver que esta técnica se extienda a la población civil en los Estados Unidos y después en México.

Desde el 15 de julio, Galue reside en Winston-Salem, en el Estado de Carolina del Norte, donde permanecerá por un año en el Instituto de Medicina Regenerativa Wake Forest, asociado al Instituto de Medicina Regenerativa de las Fuerzas Armadas norteamericanas.

"Participo en un gran grupo de investigación, con los mejores especialistas en la materia, de hecho son pioneros en estas técnicas y puedo observar todo el potencial científico y tecnológico que pueden impulsar las Fuerzas Armadas Norteamericanas para lograr objetivos concretos", comparte el regio.

Además de su trabajo actual, Galue establecerá lazos con el departamento de patología clínica del Hospital Universitario, para trabajar en conjunto en la transferencia de conocimientos, líneas de investigación y tecnología.

"Se establecerán líneas de investigación y de la más vanguardista tecnología para el diseño y fabricación de órganos y tejidos a partir del uso de células madre para fines terapéuticos.

"Esto redundará en beneficio de la población regiomontana con estas patologías", subrayó.

Esta colaboración comenzará a finales de este mes.

Su camino en la ciencia

Por sus logros, el ex alumno de la UANL ha ganado un lugar en el equipo del Instituto de Medicina Regenerativa de las Fuerzas Armadas de EU.

- Es Químico Bacteriólogo Parasitólogo por la Facultad de Ciencias Biológicas de la UANL (2003-2008)
- Tiene maestría en Biología del Desarrollo y Genética en la Universidad de Barcelona (2009-2011).
- Actualmente elabora dos programas como parte de su formación doctoral: uno en Biomedicina Regenerativa, por la Universidad de Granada, que está por concluir. El segundo es en Ingeniería Biomédica, por la Universidad Wake Forest y el Instituto Politécnico y la Universidad Estatal de Virginia.
- Ha escrito para numerosas revistas internacionales, entre ellas la de Ciencias Moleculares, la de Medicina Regenerativa y Acta Biomaterialia. 



Autor
Jorge Alberto García / El Norte
 
Fecha de Publicación
27/Sep/2012