Técnica “verde” para tratamiento de agua en NL


 

Una nueva técnica “verde” para el tratamiento de agua a nivel industrial a base de una enzima generada a partir de un hongo que abunda en Nuevo León, esta siendo desarrollada como resultado de una investigación que realizan en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), afirmó Leticia Ramírez.

La investigadora del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), explicó que la nueva técnica para el tratamiento de agua a nivel industrial está siendo desarrollada con una enzima que es termoestable y que resiste altas temperaturas de hasta 60 grados centígrados.

“La enzima lacasa es una molécula que nos está permitiendo crear un proceso innovador para el tratamiento de agua y la detección de contaminantes, sin tener que enfriar el agua y luego volver a calentarla para llevarla a cierta condición, como se realiza actualmente”, explicó la responsable de esa investigación.

Asimismo, dijo que dicho proceso de tratamiento de agua evita tener que enfriarla y luego volver a calentarla, lo que le da más flexibilidad a los procesos industriales, y eso les hace pensar en un escalamiento a nivel industrial de dicha tecnología.

Expresó que esa enzima fue generada a partir de un hongo de la región, lo cual le da mucho valor a toda la flora de Nuevo León que últimamente ha sido centro de diversos estudios por los investigadores del Tecnológico de Monterrey debido a sus numerosas propiedades químicas, nutracéuticas y farmacéuticas.

“Lo novedoso es que esta lacasa, aparte de su termoestabilidad, es que está producida con un hongo regional y que lo podemos escalar a una producción muy grande. Estamos en una ciudad donde hace mucho calor, entonces de alguna forma se crean proteínas que son más resistentes a las temperaturas industriales”, agrega la estudiante doctoral.

Agregó que esa tecnología permitiría dos formas de tratar el agua, una utilizando la enzima directamente en el agua, aunque se vaya con el fluente, y la otra es mediante una estrategia que permita que la enzima se retenga en ciertas partículas o en ciertas configuraciones.

“Si se retienen las enzimas, entonces éstas pueden seguir tratando el agua y seguir teniendo una actividad. Las enzimas son catalizadores naturales, ayudan a que se lleve a cabo la reacción, pero no se consumen en el proceso, por eso inmovilizarlas tiene sentido”, sostuvo.

“Aunque las enzimas pudieran ser lavadas no tienen efectos sobre el medio ambiente porque son naturales, pero económicamente el hecho de inmovilizarlas te da muchos ciclos de tratamiento. Ahí tenemos el catalizador que puedes tratar en diferentes volúmenes de agua”, comenta.

Actualmente en Nuevo León, la empresa Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, una dependencia descentralizada del gobierno estatal, ha logrado desarrollar la más grande infraestructura para el tratamiento de aguas negras y residuales.

Agua y Drenaje de Monterrey cuenta con 50 sistemas de tratamiento, 29 plantas de tratamiento de agua y 21 sistemas lagunarios dentro del territorio de Nuevo León. La capacidad instalada de tratamiento de agua que tiene esa empresa es de 14, 989 litros por segundo.

De acuerdo a la información proporcionada por Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, de los 8, 400 litros por segundo suministrados a la comunidad de Nuevo León solamente en el mes de julio de 2012, el 12.5 por ciento es de uso industrial-comercial.

Otro ejemplo se da en el municipio de Apodaca, Nuevo León donde se localizan 3 plantas de tratamiento de aguas residuales con una capacidad instalada de 513.4 litros por segundo y con un volumen tratado en promedio de 16 millones 114,896 metros cúbicos por año. 



Autor
Armando Torres / El Economista
 
Fecha de Publicación
4/Oct/2012