Obtienen bioempaques con desechos de aceite de olivo


 

El Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE) participa en un proyecto de investigación del consorcio Oli-PHA, en el que se producirá un biopolímero a partir de microalgas que son generadas en el desecho del proceso de elaboración de aceite de olivo.

En la producción de este insumo se generan más de 30 billones de litros de aguas residuales cada año, donde crecen algas con las cuales se producirá el biopolímero que servirá como materia prima para elaborar envases biodegradables, con lo que contribuirá a solucionar problemas ambientales y disminución de la dependencia al petróleo para elaborar empaques.

En la investigación, el CICESE es el encargado de realizar la selección y modificación de cultivo de microalgas para la producción de biopolímeros, por ello, hace uso de aguas de desecho generadas en la elaboración de aceite de olivo. Además, trabajará en los parámetros óptimos para que lasmicroalgas generen la mayor cantidad de polímeros.

En la investigación que forma parte del Séptimo Programa Marco de la Unión Europea, CICESE es uno de los tres centros de investigación que participan en el proyecto junto con 10 empresas pequeñas y medianas de España, Hungría, Bélgica, Grecia, México, Argentina y Colombia.

Las doctoras del CICESE, Elizabeth Ponce Rivas y María del Pilar Sánchez Saavedra, de los departamentos de Biotecnología Marina y Acuicultura, respectivamente, explican que la investigación contribuye a la solución de problemas ambientales, ya que las aguas de desecho contaminan suelo y agua; por lo que se le dará un valor que permitirá un ingreso adicional a productores agrícolas.

“Este trabajo coadyuva  en la sustentabilidad de la industria del empaquetado y plásticos con recursos renovables, reciclables y biodegradables; los empaques tendrán nuevas propiedades funcionales que aumentarían la vida de anaquel de productos alimenticios”.

Este proyecto de investigación del consorcio europeo Oli-PHA, la compañía italiana ARCHA desarrolló tratamientos fisicoquímicos y biológicos para darle nuevos usos a las aguas residuales como fuente de químicos finos y polímeros biodegradables, y darle valor a algunas sustancias valiosas que contienen.

Las cianobacterias fotosintéticas y bacterias heterotróficas, que se alimentan de otros organismos,  tienen la capacidad de crecer en altas concentraciones de polifenoles, y reducir la materia orgánica en las aguas de residuales mientras acumulan polihidroxialcanoatos (PHA’s) que es la sustancia con la que se producirán los biopolímeros.

Cabe señalar que la cosecha de PHA´s depende de un gran número de factores, cuyos efectos estudian los expertos del CICESE, y que en resultados experimentales muestran la posibilidad de producir este compuesto en las aguas residuales que se desecha en la producción del aceite de oliva, sin necesidad de  emplear nutrientes adicionales.

Este proceso promueve el uso de microalgas como una solución amigable a tratamiento de aguas residuales del proceso de prensado de aceituna y como base de un biopolímero sustentable que será validado para empaquetar alimentos y cosméticos.

El consorcio Oli-PHA se compone de 10 socios industriales, así como tres proveedores científicos de cinco países europeos y tres latinoamericanos, entre ellos el CICESE.



Autor
Agencia ID
 
Fecha de Publicación
15/Jul/2013