Evalúan científicos posibilidades y riesgos ante el consumo de la cannabis


*Aún analizan las bondades terapéuticas de la planta frente a opciones farmacéuticas como analgésico

 

En el contexto de la iniciativa presentada en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal para tolerar la venta de hasta cinco gramos de mariguana (Cannabis) con fines recreativos en espacios autorizados, investigadores evalúan las repercusiones del consumo de la Cannabis en el organismo humano.

Estudios científicos sugieren que las posibilidades de la Cannabis podrían trasladarse a otros ámbitos como las terapias médicas, tal como han documentado investigadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Los investigadores con trayectoria profesional en el Instituto de Fisiología de la BUAP Uxmal Rodríguez, Elisa Carrillo y Enrique Soto, documentaron que la Cannabis podría fungir como auxiliar para el tratamiento de náuseas y vómito a causa de tratamientos contra el cáncer, pérdida de peso en pacientes con VIH o contracción de músculos (espasticidad) en personas con esclerosis múltiple.

Se sabe que el organismo humano cuenta con un sistema receptor denominado “sistema cannabinoide endógeno”, el cual tiene dos receptores de metabolitos procedentes de laCannabis (cannabinoides), el CB1 y CB2.

El primero está localizado en el cerebro, y se relaciona con efectos como la analgesia, la disminución de ansiedad, el incremento del apetito y el desarrollo de lípidos. En tanto que el receptor cannabinoide tipo 2 (CB2), está vinculado al sistema inmune y no se asocia con efectos psicoactivos de la Cannabis.

Los investigadores de la BUAP han hallado que algunos compuestos sintetizados con una estructura similar a los ácidos nucleicos de los cannabinoides reducen la inflamación cerebral y previenen el deterioro mental en pacientes con la enfermedad de Alzheimmer.

 “Se ha demostrado que los receptores CB1 y CB2 están significativamente disminuidos en la microglía (tejido con funciones inmunológicas en el sistema nervioso central) del cerebro de pacientes con Alzheimer, lo que podría ser uno de los factores que promueven un proceso inflamatorio en el sistema nervioso de esos pacientes”, refirieren Uxmal Rodríguez, Elisa Carrillo y Enrique Soto, en un estudio realizado en el Instituto de Fisiología de la BUAP.

Otra potencialidad médica es la capacidad ansiolítica de la Cannabis, es decir, que podría actuar como un fármaco con acción depresora como tranquilizante. En ese sentido, existen otras posturas científicas respecto al empleo de la Cannabis con fines terapéuticos.

Tal es el caso de la del doctor Alonso Fernández Guasti, científico del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, quién afirma que de trascender la iniciativa planteada en la ALDF existiría un riesgo debido al potencial adictivo de ese producto. Sobre todo en la población adolescente menor de 20 años, debido al proceso de maduración cerebral, como se ha documentado en otros estudios científicos con anterioridad.

Además refiere que su uso terapéutico aún no representa una razón de peso para su venta tolerada, puesto que actualmente existen muchos productos analgésicos para poder aliviar el dolor.



Autor
Agencia ID
 
Fecha de Publicación
15/Feb/2014