Con nanotecnología se mejoran materiales para la industria metal-mecánica en Nuevo León


 

 

 

ITambién se trabaja en biopolímeros para papel que envuelve alimentos para que éstos tengan mayor duración

La fabricación de instrumentos con materiales como bronce o acero es muy costoso para los industriales de nuestro tiempo, además de que producirlos requiere mucha energía. Ahora se utilizan nano-compósitos que mejoran las propiedades de esos materiales, son más baratos y, lo mejor, se hace desde nuestro país.

En el Centro de Innovación, Investigación y Desarrollo en Ingeniería y Tecnología (CIIDIT), de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) ubicado en el PIIT se ha desarrollado este tipo de compuestos para la industria metal-mecánica, principalmente.

El doctor Virgilio González González, coordinador del Área de Materiales Avanzados del CIIDT, explica que la UANL ha mantenido por muchos años una muy buena relación con la industria, especialmente con la metal-mecánica, con la que se han creados vínculos de intercambio de información muy valiosa.

“Ahora trabajamos en una línea de investigación entre materiales cerámicos y poliméricos que nos ha permitido desarrollar nano-compósitos para mejorar las propiedades en la fabricación de instrumentos. Por ejemplo, estudiamos silicatos con nano-partículas, los cuales se incorporan a polímeros de varios tipos, algunos para mejorar las propiedades mecánicas disminuyendo la densidad y el peso, como resinas epóxicas (que reaccionan al mezclarse con un catalizador o endurecedor); también estudiamos resina poliéster que se emplea para sustituir  la fibra de vidrio -que está fuera de mercado por lo pesada que resulta-.

“Estos materiales naturalmente son nano-estructurados con algunas modificaciones que se han incorporado a materiales para la industria y se ha logrado mejorar su resistencia y propiedades mecánicas con menos peso para la fabricación de instrumentos”.

“En el sector industrial ya se aplica esta innovadora tecnología en una empresa que se encuentra  en el proceso de diseño de planta para la fabricación en serie de instrumentos de medición; nosotros les desarrollamos el producto y los asesoramos en la producción. Se tiene firmado un convenio de secrecía con la empresa y en común acuerdo se considera que si se patenta el desarrollo, la propiedad intelectual pertenece al CIIDIT”.

Otro caso de vinculación con la industria es la creación de nano-compósitos para biopolímeros que se utilizan como aditivos para producción de papel; el objetivo es que se puedan utilizar para cubrir productos perecederos y que tengan mayor vida. “No es costoso, es un biopolímero como el almidón que inhibe el crecimiento de hongos y bacterias para envolver alimentos; el resultado de esta investigación ya se aplica en una empresa que continuará con la producción industrial”, refiere el doctor González González.

El CIIDT se encuentra el Parque de Investigación e Innovación Tecnológica (PIIT), en Apodaca, Nuevo León. Cuenta con cinco áreas de investigación: Materiales Avanzados, Nanotecnología, Mecatrónica, Microscopía Electrónica y Cómputo Científico. El edificio cuenta con laboratorios de última generación, en los que se estudian e investigan distintas disciplinas de ingeniería y tecnología.

Actualmente se están fortaleciendo las áreas de investigación orientadas a soportar el desarrollo de la industria automotriz y energética, que están en franca expansión causada por las reformas que se han emprendido en el país.

Para el CIIDT el éxito se mide en varias direcciones; “por ejemplo, el éxito en la relación con las empresas, pero también en que los alumnos sean colocados en esas compañías haciendo trabajos importantes en relación a la innovación y al desarrollo tecnológico.

“Igualmente importante es la formación de alumnos; y gracias a que la comunicación de la Universidad y la industria es mejor hay una interlocución donde podemos hablar en los mismos términos, un lenguaje que facilitará cubrir sus requerimientos.

“La vinculación está dando pie a proyectos mayores, de gran impacto, a largo plazo; es un impulso para generar productos con propiedades que no se conocían y que se  desarrollan en el país, con talento mexicano, ya no se tiene que buscar fuera”, acota el investigador de la UANL.

Autor
Sala de prensa / Gobierno de Nuevo León 
Fecha de Publicación
12/Sep/2014